Itinerario "Poblado Yantarni"

Por primera vez Yantarni (hasta 1946 Palmnicken) se menciona en los documentos, fechados de fines del siglo XIV- principios del siglo XV. El nombre del poblado procede de la palabra prusiano palwe, que se traduce como "el erial, el pantano sin bosques". El nombre ruso, este lugar obtuvo, gracias a que, justamente aquí se extraía casi todo el ámbar, con el que hoy es famosa la provincia de Kaliningrado. Sin embargo, a los habitantes y turistas les gusta este rincón, no por su pasado o presente industrial: la playa de Yantarni es una de las más anchas en la costa de Bàltico, con limpia y blanca arena y entrada cómoda al mar. Aquí se desarrolla la infraestructura balnearia: funcionan las pistas de paintball, fútbol playero y varios campos de voleibol playero. En el año 2016 la playa de Yantarni, la primera en Rusia, recibió la marca de calidad Blue Flag, sistema de certificación internacional de playas, puertos deportivos y marinas de yate.

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

Lugar de descanso preferido de los habitantes y los visitantes de Yantarni -  es un parque de 13 hectáreas, situado en una terraza alta junto al mar.


 El hombre, en honor a quien se llama este parque, se hizo famoso, cuando en el siglo XIX, junto con su socio Vilgelm Shtanin creó la empresa "Shtanin y Becker" y concibió el modo de explotación de ámbar por canteras. Esto garantizó a la empresa un ingreso de 8 millones de marcos de oro, al año.


 Morits Becker , no sólo fue un hombre de negocios y fabricante exitoso, sino un filántropo, quien gastaba su dinero en el mejoramiento y desarrollo del poblado: él invirtió en la construcción del  ferrocarril, tanque de agua,  y la nueva kirkha . El 21 de mayo de 1881,  en el lugar de un antiguo jardín de hacienda, organizó un parque, en el que plantó hayas de hojas rojas, tilos, robles, arces-sicómoros, los pobos, castaños, olmos y fresnos.


 El hijo de Becker trajo de Japón y de América plantas exóticas: bagrianik japonés, pinabete sitchénsis,pino de Veimutov y el único árbol de tulipan norteamericano, el que ahora es el símbolo del parque. Otro ejemplar famoso de la colección local - es el haya europea, cuya edad supera a los 300 años.

En el año 2007 el parque Morits Becker recibió el estatus de patrimonio cultural nacional, ahora aquí se recuperan  las plantas perdidas. 

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

Bajando por la escalera ancha desde el parque Morits Becker hasta el mar, los viajeros podrán empezar un nuevo paseo, que es orgullo de Yantarni.

Es el paseo mas largo, en la provincia de Kaliningrado, su longitud es de casi dos kilómetros, 700 metros de los cuales pasan sobre el lago que se formó en una de las canteras de explotación de ámbar. Además, es el único en la provincia, paseo a pie sobre madera  - el camino a lo largo del mar y playa desértica, orgánicamente se une con el paisaje que lo rodea. 

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

El tanque de agua — es un monumento de la arquitectura del siglo XX  — fue construido en el año 1920 y aún cumple la función, para lo que fue construido.

La edificación fue construida de ladrillo rojo con decoración blanca, tiene una altura de 35 metros y un diámetro de 11 metros. En el año 2007 esta edificación recibió el estatus de patrimonio cultural local, entonces terminaron los trabajos de reparaciones en la fachada y  techo y se instaló una veleta en forma de unicornio.

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

El complejo museo y de exposición  "Castillo del ámbar" está situado en la fortaleza de Palmniken construida en el siglo XIV.

En el museo se puede conocer la historia Palmniken, ver las colecciones de antiguos utensilios, obras de arte y  fotografías de fines del siglo XIX y principios del  XX. Aquí también puede ver en las exposiciones, dedicadas al  descubrimiento de los yacimientos de ámbar, explotación y  tratamiento de ésta piedra semipreciosa y por supuesto, se puede admirar los productos ya terminados.

En el museo "Castillo del ámbar" funcionan, el museo de torturas, el museo de los castillos de Prusia oriental, el museo de cuentos rusos y la galería en obras de arte, que celebra las exposiciones de los artistas y los escultores modernos.

Aquí le pueden hacer la "terapia del ámbar" con la ayuda de una pirámide de ámbar del tamaño de una persona, la que, según dicen, cumple los deseos, y conocer las propiedades curativas de ésta resina.  

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

La mina "Anna" está situada en la entrada del moderno poblado Yantarni y existe desde el año de 1872.

Originalmente perteneció a la empresa Morits Becker y en el año 1899 fue comprado por el estado por 9,7 millones de marcos.

Desde el mirador junto a la mina, se abre una vista a la playa y a los lagos.

Aquí mismo se encuentra el monumento a la "Marcha de la muerte", en  memoria a los presos caidos en el campo de concentración  — manos levantadas hacia el cielo con números tallados en granito. El monumento de siete metros de altura,  de los escultores Frank Maisler y Arie Ovadia nos cuenta los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial, cuando las nazis castigaron a  miles de judíos, según una de las versiones, arrojándolos en el socavón de la mina abandonada.

Según la leyenda, en éste mismo socavón está enterrada la Cámara de`Ámbar, desaparecida enigmáticamente.

Evgeniy Morozov/Welcome2018.com

Cerca del poblado Yantarni, en dirección al poblado Siniavino existe otro lugar interesante, es el lago Yantarnoe, la  antigua cantera "Walter", que hoy atrae a los amantes del descanso salvaje. Precisamente "Walter" fue el primer lugar de explotación industrial del ámbar , que fue elaborada por la firma "Shtanin y Becker".

Después de la Segunda Guerra Mundial, la cantera siguió trabajando, sin embargo, en el periodo 1972-1975, empezó la elaboración de la nueva, de "Walter" dejaron de bombear el agua y se llenó de agua de manantial puro. La profundidad del lago artificial es de 30 metros y su superficie de cerca a 2,5 kilómetros cuadrados.

Hoy en el lago Yantarnoe funciona el centro de buceo — los principiantes pueden solicitar una prueba de buceo con el instructor a una profundidad de tres a seis metros. Frente a los buceadores se abre un espectáculo mágico: restos de las construcciónes industriales, el ferrocarril de vìa estrecha, desaparecido en la profundidad y un verdadero bosque submarino  — como un mundo del pasado hundido.