Museos

Después del lanzamiento exitoso de semejantes museos en las ciudades de Moscú y San Petersburgo, la exposición de videjuegos del pasado reciente ha llegado a Kazán. Aquí uno puede no solo participar en un rol de francotirador o jugador de baloncesto de mesa, sino también beber una gaseosa de "esa misma máquina". A diferencia de los análogos de la capital en el museo de Kazán se realizan diferentes eventos "retro" – ferias, proyecciones de filminas y talleres para la fabricación de manualidades.

Egor Aleev/TASS

En el museo de ilusiones hay que sacarse fotos, precisamente para eso vienen aquí las personas, para grabarse a uno mismo en formato 3D en una cuerda sobre la ciudad, a bordo del "Titanic" o en un trono de hierro de la serie "Juego de tronos". La Casa del gigante es una adición a la sesión de fotos ilusoria, con vajilla y muebles gigantes. Uno puede subir a una taza de té o entrar dentro del horno.

Egor Aleev/TASS

Abierto en agosto del 2005, el museo cuenta sobre la astronomía, mineralogía, el nacimiento de la Tierra, la paleontología, historia y evolución de los vertebrados, incluyendo a los dinosaurios, desde luego, con múltiples objetos exhibidos, imágenes y grandes figuras de pangolines. Aquí también se reúne el círculo de ciencias naturales "Piligrim". A los visitantes más pequeños les gusta mucho la instalación con el empleo de la tecnología de realidad virtual "La era de hielo", en la cual se puede ver a uno mismo junto a un pequeño mamut reanimado en 3D, un conejo real y un tigre dientes de sable.

Egor Aleev/TASS

El planetario se encuentra situado fuera de la ciudad, en el territorio del observatorio astronómico de la universidad. Fue abierto en junio del 2013.

El mismo observatorio ha comenzado a operar en el año 1901. Fue nombrada en honor al Sr. Vasiliy Engeldart, doctor de la astronomía, el cual regalo a la universidad un gran monto de dinero y su equipamiento. Las estrellas aquí son observadas ya aún más de un siglo, las investigaciones no se han suspendido hasta durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial.

En el planetario se exponen programas científico-educativos, películas de divulgación científica y el cielo estrellado (con la ayuda de un proyector óptico-mecánico). Se puede observar el cielo a través de telescopios (digamos que a través del telescopio refractor más grande del mundo – ya tiene más de 100 años) o participar en una excursión interactiva, estudiar la bobina de alta frecuencia de Tesla, una copia reducida de la Tierra, robots bailantes.

El planetario evoluciona y se amplia – dentro de poco aquí habrá un complejo interactivo didáctico-educativo, un parque astral con una multitud de atracciones científicas, donde se va a poder, por ejemplo, a convencerse con la ayuda del péndulo de Foucault de que la Tierra de veras gira, o imaginar que uno está en la tierra.