Restaurantes de la cocina rusa

Alexander Zelikov/TASS
Reservar La Organización autónoma no lucrativa «Comité de organización «Rusia 2018», no se responsabiliza de los servicios prestados por terceras personas, relacionados con reservas en lugares de alimentación.

El mejor lugar, donde vale la pena venir después de un espectáculo en el Teatro Bolshoi. En la sala aristocrática con columnas de mármol para cena se sirve una ensalada de berenjena asada y queso brinza joven, caviar vegetal con pan tostado, vinegret con tierna lengua de ternera, el arenque “bajo abrigo”, galantina, setas en salmuera de tonel, papilla de alforfón con setas forestales, acipenser ahumado a las brasas . En una palabra, los clásicos.

Visita obligada de este lugar debe ser para la merienda. Aunque la tradición del “five o’clock” no sea rusa, lo es el té, hecho directamente de un antiguo samovar con vatrushka a los que acompañan pasteles con relleno de manzana, éclairs, tartaletas y buñuelos. Si eso no fuera suficiente, se puede pedir del menú principal el postre "Anna Pavlova" verdaderamente "teatral", "Ptichie moloko"  o "cinco minutos" con bayas de temporada.  


Alexander Zelikov/TASS
Reservar La Organización autónoma no lucrativa «Comité de organización «Rusia 2018», no se responsabiliza de los servicios prestados por terceras personas, relacionados con reservas en lugares de alimentación.

"Oblómov" es un restaurante sin prisas, como una novela de Ivan Goncharov. Un lugar para disfrutar y relajarse: la mansión, baúles bardados, sofás, empapelados pálidos, pantallas de lámparas antiguas, aparadores tallados, y la estufa de hierro fundido con azulejos.

Los platos en el menú tambien expresan este estilo: salazones caseros, entremés para el vodka, de tocino y carne de cerdo cocida casera, salmón blanco, gelatina de ternera, sopa de pescado con acipenser, varéniki con guindas, lomo de cordero, e incluso carne de oso en estofado con arándanos y setas.

Todo se prepara según antiguas recetas, por lo que no es de sorprenderse encontrar el un menú la ensalada rusa con pato, del libro de cocina de la niñera de Ivan Ilich Oblómov. En verano funciona el horno a leña en la terraza y en la olla papillas y sopas se cuecen a fuego lento, y para los que se exceda con la cena, o deseen mejor digerir hay sofás bajos muy cómodos donde se puede descansar.

Alexander Zelikov/TASS

El orgullo principal del restaurante es el desayuno. Hay más de dos docenas de platos a base de huevos: huevos escalfados y benedictinos, huevos al plato y tortilla, huevos moles con espinacas, jamón Tambovskii o salchichas como aditivos. El menú principal, sin embargo, tiene lo suyo: decena de tipos de huevas de pescado y caviar de berenjena, sopa shchi con rabo vacuno, y junto a la sopa, como en los viejos tiempos, se puede pedir un pastel, kulebiaka, rastegáio o pastel de cebolla con mejillas (carrilleras) de ternera.

Los interiores de restaurante poseen el esplendor de la cocina rusa y son excepcionales: sillas rojas, estatuas de los pioneros del Parque Gorki con cintas rojas y grandes paneles con miniaturas de Pálej.

Alexander Zelikov/TASS

La sala central del elegante "Metropol"  fue construido según las más fieles tradiciones imperiales, techo calado transparente, fuente de mármol, utilizando en la decoración accesorios de iluminación, como si de las avenidas de tiempo de Pushkin se tratara, y una gran cantidad del cristales sonoros y servilletas almidonadas. Aquí Chaliapin cantaba, Vladimir Lenin pronunciaba sus vivos discursos,  Michael Jackson tocó el piano. En este ambiente en decoración dorada se sirven los  desayunos reales.

El menú tiene los clásicos rusos: ojuelos con salmón y huevas, papillas, quesadillas, huevos en todas las variaciones y bayas frescas, y para que todo sea más ameno aún, como acompañamiento se escucha arpa en vivo.


Alexander Zelikov/TASS

Este nostálgico restaurante-club, conduce al pasado, a la historia soviética de Rusia. En el menú encontramos shashlik con patatas y setas con nombres como "Recuerdo un momento maravilloso",  pollo a la Kiev con ensalada de col fresco llamado "Tragedia optimista", Pollo Tabaka, "Dedicado a VLKSM", albóndigas de pavo "¡Pruébalo, hermano!", lula-kebab de cordero con verduras frescas "El destino del tambor."

Para un desayuno tardío se sirve según la carta "Por nuestra infancia feliz": kéfir, papilla de sémola o papilla de alforfón con leche. Separadamente, en el menú encontrará  la sección "Bollería" con pasteles clásicos, como "Kiev", "Napoleón" y "Guindas borrachas", que se puede llevar en una elegante caja.

Mientras espera su pedido, puede echar una partida de ajedrez, damas, backgammon o jugar a escondidas. Y aún más, aquí mismo Usted puede pedir hacer su propio retrato, pues el restaurante es la propiedad del artista Andrey Bilzho que está a vuestras ordenes.

Alexander Zelikov/TASS

LavkaLavka es una cooperativa de una red de agricultores, creada por el empresario Boris Akimov. Comenzó siendo una tienda de productos agrícolas y luego surgió la idea del restaurante. La comida aquí se prepara con productos de temporada, que los agricultores cultivan con manos hábiles. Otros ingredientes se traen desde distintos puntos del país.

Especialmente recomendable es la mega-hamburguesa con carne vacuna, pelmeni con carne de cochino montés, pasta de centeno con carne de venado, álaga de remolacha, sorbetes caseros de frutas del bosque y la torta del cerezo aliso. Para beber las limonadas de bayas, sbiten, kvas de pan hecho en casa y, por supuesto, el vino y polugar que ocupan una generosa lista en el menú.

Alexander Zelikov/TASS

El principal restaurante ruso en Moscú es en realidad un teatro gastronómico. Los camareros en libreas se dirigen a los visitantes respetuosamente con "señor" "señora" y sirven con estilo la auténtica comida rusa: lucio relleno, aspic de lucioperca, vinegret, caviar con ojuelos, salazones caseros, shchi de día, huesos cerebrales, kulebiaka y rastegáio. Los que frecuentan este restaurante prefieren los pelmeni de olla, y, por supuesto, acompañado con una garrafita de vodka.

Hay una sección en el menú de "desayuno" donde no puede faltar el kefir, la riázhenka, crepes y papilla. La gente de negocios vienen aquí en busca de descanso y, a veces se quedan mucho tiempo, aún hasta el amanecer.

Alexander Zelikov/TASS
Reservar La Organización autónoma no lucrativa «Comité de organización «Rusia 2018», no se responsabiliza de los servicios prestados por terceras personas, relacionados con reservas en lugares de alimentación.

Estufas de hierro fundido, sartenes, cojines sobre el diván bordados y un manojo pintoresco de pimienta, ajo y cebolla decoran el restaurante más importante de la cocina ucraniana en la ciudad.  El menú "Shinok" tiene los clásicos de Ucrania: tocino, manteca de cerdo, pocherevok, rodaja de carne de lechón, gelatina de carne, tortitas de patata. Especialidad en salazones buenos para comer con aguardiente o licor casero; aparte de las fermentaciones más conocidas, hay salazones con sandía en remojo o con manzana  y ciruela marinada.

El lugar de honor en el menú lo ocupan los “varényky ucranianos” que según  Gogol saltan a la boca por sí sólos: pueden llevar carne, patatas o setas, guindas, fresas. No podía faltar el Borshch, pollo a la Kiev con patatas cocidas en las cenizas. En resumen aquí encontrará todas las especialidades de la cocina ucraniana.