Cafeterías y pastelerías

Serguéi Konkov/TASS

En la cafetería con ventanas grandes en la esquina de la calle Bolsháya Morskaya y del callejón Kirpichny, a dos pasos de la Avenida Nevski, siempre hay mucha gente. En el desayuno aquí hornean su pan y se fríen huevos, en el almuerzo se preparan porciones grandes de ensaladas crujientes y sopas ligeras y, en cualquier tiempo del día se hace café. En la barra están los baristas campeones y, esto significa que, el rostizado y la moltura son adecuados. Se trata con el mismo respeto a los medios tradicionales de hacer café como a los alternativos, por eso, los amantes del café de kemeksa y kharii deberían venir precisamente a este lugar.

Serguéi Konkov/TASS

En un café pequeñito en la esquina de la calle Gorokhovaya y el Canal Griboyedova, con las ventanas enormes en el suelo hay solamente unos 30 asientos y una gran barra. Los propietarios conservaron en su decoración interior el azulejo antiguo y la albañilería, vestigios del siglo XIX cuando el edificio fue construido. En la carta están las pastas, sopas y sándwiches, así como sidra, limonadas y muchas variedades de té.

Serguéi Konkov/TASS

Esta es una verdadera heladería italiana creada por los recién casados Franco y Lena hace ocho. Desde entonces en Venezia siempre hay mucha gente, lo que no es extraño, porque aquí, ¡diariamente hay 18 variedades de helado suave y aromático! Junto a las variedades tradicionales – de chocolate, de yogur o de fresa, aquí se sirven el helado de pepino, de zanahoria y de grosella. Para acompañar el helado queda muy bien una taza de chocolate caliente y con delicioso aroma y, para compartir con la familia un pastel de pera. Tenga en cuenta que no se aceptan tarjetas de crédito en Venezia – pagos solo en efectivo.

Serguéi Konkov/TASS

Todas las panaderías Garçon están diseñadas de igual forma: las camareras en los vestidos de marrón "escolares" con colarínes de nieve, en el aire percibe el olor de cacao y panecillos, en el mostrador están los mismos panecillos, cruasanes, chaussons (fr.), kishi, baguettes (fr.), fougasses (fr.), bocaditos de nata, merengue, opera, macarrones y otros delicias del arte de pastelería y de panadero francés.

Serguéi Konkov/TASS

Es sorprendente encontrar a personas que vienen a Vkusnye shtuchki para simplemente comer. Ordenan solianka, ensalada helénica, carne a la Stróganov y totalmente no prestan atención al mostrador con los helados. Y es que allí está el helado de crema estándar ideal y los sorbetes asombrosos: arándanos con lavanda, melón con vino Prosecco (it.) y menta, helado con rebozuelos, con el pan Borodinski con mostaza y decenas de otros. El propietario de Vkusnye shtuchki Kirill Vinogradov personalmente llega a la cocina cada noche para inventar alguna variedad nueva – para un día nuevo.

Serguéi Konkov/TASS

Kofe na kukhne es el mismo Bolshoe kofe, solo está en la náberezhnaya del río Fontanka. Las variedades, el rostizado y la moltura varían de día en día, sobre las propuestas más interesantes se puede leer en la pizarra cerca del barista. Todas las comidas y bebidas se preparan en una cocina abierta.

Serguéi Konkov/TASS

Pyshechnaya es el leyenda urbana, sin duda. Las recetas de molletes (solo que no los llamen "buñuelos" a modo de Moscú) y de café "de depósito" aquí son invariables desde un día de inauguración en 1958, cuando la calle Bolsháya Koniúshennaya aún llevaba el nombre del narodovólets Zheliábov. Los habitantes del lugar así dicen: "pyshechnaia en la calle Zheliábova". Los pyshki (panecillos blandos redondos o en forma de anillos, fritos en mantequilla o cocidos al horno) ya 57 años generosamente se polvorean de azúcar glas y se entregan junto con el paquete de folio de encerado desigualmente cortado – en cambio de servilletas.

Serguéi Konkov/TASS

De todo el surtido de la red de Moscú de las cafeterías Double B, de las cuales ahora y en San Petersburgo hay varias, a los visitantes más que todo les gusta el latte de salvia y raf-café de lavanda. Aunque el café ordinario aquí es excelente –los propietarios escrupulosamente eligen lo mejor de lo que se puede encontrar en las plantaciones de Etiopía, Kenia y Salvador y casi brujean en cada taza.

Serguéi Konkov/TASS

Magdalenas con chocolate o atún con confitura de tomate o setas, café propio rostizado de la máquina de café famosa Kees van der Westen, así como la música de los discos de vinilo. Leer silenciosamente en el rincón aquí también es agradable.

Serguéi Konkov/TASS

Gracias a los propietarios de Bolshe kofe, el amor de los ciudadanos de Petersburgo por el café ha cambiado seriamente, incluso ha aumentado el interés por las variedades orgánicas, rostizado manual y otros rituales del mundo de la preparación de café. Asimismo, a los trabajadores Bolshe kofe se los invitan a juzgar las competencias europeas de barista. Así que en calidad de las bebidas en esta cafetería no se puede dudar. Se le sirve a los visitantes rolli, maffins y sándwiches.

La pastelería en la avenida Nevski 44 es uno de los lugares más conocidos en la ciudad y el paraíso para los más golosos. No notarla es difícil – los osos blancos en el mostrador le indicarán el camino correcto.