Petersburg Dostoevsky

En una isla pequeña formada por la curva del canal Griboédov en los años 1865-1866 fue escrita la novela canónica de Fiódor Dostoevskiy «Crimen y castigo».  En esta misma isla vivieron todos los personajes de la obra.

Alexánder Demyanchuk/TASS

Dostoyevski vivió aquí desde septiembre de 1861 hasta agosto de1863 y escribió tales obras como "Recuerdos de la casa de los muertos" y "Humillados y ofendidos".

Alexánder Demyanchuk/TASS

Dostoyevski vivió en esta casa desde el agosto de 1864 hasta el enero de 1867, escribió las novelas "El jugador" y "Crimen y castigo".   Aquí conoció y después pidió la mano a su segunda esposa, Anna Snítkina - Dostoyévskaya.

Alexánder Demyanchuk/TASS

Aquí vivió "bajo el mismo techo de una casa alta de cinco pisos", en el apartamento que se "parecía más a un armario que a un apartamento", el protagonista principal de la novela "Crimen y castigo", Rodión Raskólnikov.

Alexánder Demyanchuk/TASS

Según una de las versiones, en esta casa vivió el personaje de la novela escrita por Dostoyevski "Crimen y castigo", Sonia Marmeládova. Una fachada de este edificio da hacia el malecón, la otra bajo un ángulo obtuso hacia la calle Kaznachéyskaya. "Al acercarse a su casa, Sonia dobló y pasó por las puertas... Al entrar al patio, giró a la derecha hacia la esquina donde había una escalera que llevaba a su apartamento... Subió al tercer piso, giró hacia el corredor y tocó a la puerta nueve".

Alexánder Demyanchuk/TASS
Aquí tuvo lugar el episodio de locura de Ekaterina Ivánovna Marmeládova.
wikipedia.org/Ekaterina Borisova

El puente peatonal situado en la sección trasversal de la calle Málaya Podyácheskaya y el callejón Lviny casi no ha cambiado desde el tiempo de Dostoyevski. Fue construido en el año 1826 (ingenieros Wilhelm von Traitteur y V. Khristiánovich). Las figuras de cuatro leones sentados fueron hechas de hierro hundido por el escultor Pável Sokolov.

Alexánder Demyanchuk/TASS

Raskólnikov estuvo en esta casa tres veces en el transcurso de toda la novela: "No tuvo que caminar mucho, él incluso sabía, cuántos pasos eran desde las puertas de su casa: justo setecientos treinta". Aquí el personaje de la novela mata a la vieja usurera y sin quererlo a la testigo del crimen, su hermana sorda.