Itinerario "Carretera de moscú"

Esta carretera surgió en el siglo XVIII como camino a la residencia imperial del Tsarskoye Selo, y más lejos, a Veliki Nóvgorod y a Moscú. Anteriormente se llamaba Gran carretera de Moscú o carretera de Nóvgorod. Hoy en día esta carretera se ha convertido en parte de la ruta europea E105, por la que es posible hacer un viaje de Noruega a Crimea. Pero incluso si se limita solo a hacer un recorrido de 90 kilómetros, desde San Petersburgo hasta la finca de Maryino, tras haber pasado un día de viaje, se pueden ver muchos lugares interesantes. Es mejor hacer el recorrido en coche. También se recomienda visitar Tsarskoye Selo en uno o dos días.

Un día en coche

Iuri Belinski/TASS

Pavlovsk es una pequeña ciudad en el río Slavyanka que creció alrededor del Palacio convirtiéndose en un lugar de atracción para muchos de los personajes célebres de la época. Anna Ajmátova escribió acerca de esta ciudad, los personajes de la novela "El Idiota" de Fiódor Dostoyevski vivían en una casa de campo cerca de Pavlovsk, al igual que algunos escritores literarios como Nikolái Karamzín y Vasili Zhukovski. En el siglo XVIII residían pueblos finlandeses y en los bosques locales cazaban para Catalina II. La emperatriz le regaló a su hijo Pavel estas tierras. Fue en diciembre de 1777 cuando comenzó la historia de esta ciudad. Después de que las tierras pasaran al futuro emperador Pavel, se construyeron dos casas señoriales con jardines.  En 1786, en el sitio de las casas sencillas, construyó un palacio semejante a las villas de Palladian, diseñado por el arquitecto Charles Cameron, con un parque alrededor. En 1784 se reconstruyó la iglesia de Santa María Magdalena bajo el proyecto de Giacomo Quarenghi (ulitsa Sadovaya, 17).

Pavel, que tenía una difícil relación con su madre, no le gustaba la ciudad, por lo que se la regaló a su esposa María Fiódorovna tras haberse construido la residencia Gatchina. Fue precisamente por María Fiódorovna que las flores más bellas florecieran en el parque y se celebraran, por ello, las más bonitas fiestas. Después de su muerte, la vida de la ciudad se vino abajo hasta que en 1838 se convirtió en el destino final del primer ferrocarril de Rusia, Tsarskoselskaya. Se realizaban periódicamente conciertos en la estación local para el público. En la segunda mitad de siglo, Johann Strauss (hijo) dirigió más de una vez sus valses, al igual que otros grandes músicos. A finales del siglo XIX los alrededores se convirtieron en una casa de campo acogedora y muy popular. Desde 1918 hasta 1944 la ciudad acogió el nombre de Slutsk en memoria a la revolucionaria Vera Slútskaya que murió en estos lugares. Durante la Gran Guerra Patria, prácticamente no se conservó casi nada del palacio y del parque, pues algunas de las exhibiciones las retiraron el ejército soviético antes de la llegada de los fascistas y todo lo demás se quemó o se lo desvalijaron.  La reconstrucción del palacio y del parque tuvo lugar en 1957.  Desde 1989 este complejo es patrimonio de la UNESCO. 

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

En 1727 la emperatriz Catalina I le regaló estas tierras a su hermano Karl Skavronski, que, junto con las tierras, se le concedió el título de Conde. El lugar se llamó Grafskaya Slavyanka. La finca fue heredada a la familia Skavronski, hasta que cayó en manos del conde italiano Giulio Litta, que se casó con Yekaterina von Engelhardt, la viuda de Pavel Skavronski. El italiano construyó allí un castillo decorado con escudos y armaduras de caballeros. En 1829 pasó a Yulia Skavronskaya (Samoilova), quien se comprometió a reconstruirlo.

El espacio era cómodo, con salones, dormitorios, bibliotecas, una sala de billar, un estudio y una escalera decorada con esculturas de leones. La anfitriona recibía invitados, algunos de los cuales eran masones. En 1847 la propiedad fue tomada por Nicolás I, convirtiéndose poco después en Tsarskaya Slavyanka. A finales del siglo XIX se inauguró un orfanato en Tsarskaya Slavyanka. En 1919 el Ejército Rojo liberó la ciudad de las tropas de Yudenich y se le denominó Krasnaya Slavyanka. Después de la revolución, en el edificio donde se situaba la casa Samoilovskaya, se ubicó la Casa de los científicos. Durante la Gran Guerra Patria, la sede de la División Azul fascista se registró aquí y en 1943, durante la liberación de Slavyanka, se destruyó la finca. Después de la guerra, se inauguró en el lugar la fábrica "Dinamo" dedicada al sector del deporte. En 2012 las ruinas de la casa Samoilova pasaron a ser propiedad privada. 

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

Se trata del antiguo poblado Sablino, donde desde el siglo XVIII hasta el siglo XX se extraía arena y piedra de cuarzo para hacer vidrio, escombros y también para hacer ladrillos. Hasta el principio del siglo XIX era un poblado pequeño que se ha visto en expansión debido a las familias que se trasladaron aquí de Yaroslavl. A principios de la década de 1830 los campesinos locales compraron su libertad, archivados en el año 1838: "Sablino es una aldea perteneciente a los labriegos, el número de habitantes está bajo revisión: 53 hombres, 56 mujeres". Vale la pena venir a esta reserva geoecológica con cuevas, cascada, cañón y rocas de erosión, antiguas canteras de San Petersburgo. También se puede adivinar los contornos de la antigua finca del poeta Alekséi Konstantínovich Tolstói "Pustynka", donde se hospedaron una vez miembros de la familia real y escritor Iván Turguénev.
 Saliendo de la finca había un estanque con una isla en medio y viejos árboles. También se dice que en el siglo XIII se encontraba el estacionamiento del gran comandante Alejandro Nevski, donde daba a sus tropas un descanso antes de la batalla. Se afirma que en Sablino vivió hace cien años el líder de los bolcheviques Vladimir Lenin durante un año y más tarde, un verano, la poetisa soviética Olga Bergholz. También se comenta que el actual presidente ruso Vladimir Putin fue aceptado en los pioneros cerca de la casa de Lenin. 

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

Este extraño nombre del pueblo se debe a la abundancia de zorros por los que alguna vez fueron famosos estos lugares. Y también por la escuela de caza que apareció aquí en 1834. En esta institución se enseñó a plantar y proteger el bosque, y también a procesar adecuadamente la madera. En aquellos años, los miembros de la familia real amaban la caza por los bosques de los alrededores. Vale la pena visitar el edificio de la escuela, construido en 1855, la iglesia de Lisinskaya en 1862, así como el Palacio Imperial de la caza, construido en 1860. Nikolái Benois fue el arquitecto que diseñó todos los edificios. El círculo de Alejandro II amaba la caza de osos, por lo que durante el reinado del emperador, el palacio de la caza estaba repleto de pieles de oso. Ahora no queda nada en los interiores y el edificio es hoy en día una residencia. 

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

Es una ciudad provincial, conocida principalmente por su fuerte conexión con el ferrocarril. Vale la pena venir aunque sea una hora para imaginarse cómo pasaba por la estación el primer tren Moscú-San Petersburgo hace casi doscientos años. Por aquí circulaba el correo entre las dos capitales, mencionado en el "Viaje de San Petersburgo a Moscú" de Aleksandr Radíshchev, libro que dedica a la ciudad todo un capítulo. En 1849 pasó el primer tren por Lyuban y dos años más tarde apareció una estación de ferrocarril. En 1867, cerca de la estación, se construyó la iglesia de San Pedro y Pablo, dedicada a los trabajadores ferroviarios y diseñada por el famoso arquitecto ruso Konstantín Ton, autor de la Catedral de Cristo Salvador. En 1868 en Liuban se fundó la escuela ferroviaria. Cerca de la iglesia se enterraron las cenizas de Pavel Melnikov, primer ministro e ingeniero de caminos, canales y puertos. Después de la restauración de la iglesia, las cenizas del ministro fueron trasladadas allí. 

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

Se trata del antiguo estado de los condes de Stroganov, heredado entonces por los príncipes Golitsyn. La Condesa viuda Sofya Stroganova era una mujer famosa y activa. En 1817 compró terrenos y los añadió a los ya existentes, esto dio como resultado Maryino, llamado en honor de la fundadora de la finca de María Stroganova. Al mismo tiempo la casa se reconstruyó (todavía se ve así) de acuerdo con el proyecto del arquitecto Iván Kolodin. También en ese tiempo se derribó el maravilloso parque Inglés.  Sofya Stroganova confió una parte significativa del trabajo a Aleksandr Zandrok, un hombre que hizo mucho por las tierras y bosques locales. Los interiores de la mansión se pensaron hasta el más mínimo detalle, los techos están hechos con técnica de la grisalla, y la valiosa pintura y la escultura se trajo de una hermosa casa de San Petersburgo. En esta elegante finca visitaban a la anfitriona sus amigos de alta clase social, con los que a menudo cazaban en los bosques de alrededor. Con la muerte de la condesa se fue también la vida de la hermosa finca. La colección de obras de arte se trasladó a distintos museos, y en la década de 1930 se asentó el Instituto de Investigación de minas y geología de la Academia de Ciencias. Durante la época soviética se perdieron totalmente los interiores de Maryino. Hoy en día es propiedad privada pero se puede visitar.