Museos

Anatoli Medved/TASS

100 muestras interactivas que muestran de forma simple y clara las leyes fundamentales de la física, química y biología. Todo lo expuesto no solo se puede ver, sino que también tocar, girar, encender, darle la vuelta –como resultado se obtienen remolinos, relámpagos y un eclipse solar. Los niños pueden levantar pesos de cien kilos, construir puentes de espuma sintética, convertirse en imanes o congelar pompas de jabón. Los empleados vestidos de uniforme están prestos para explicar cualquier fenómeno. En caso de interesarse más sobre las propiedades del hierro o del aire, existe la opción de inscribirse por teléfono al programa de espectáculos o a través de nuestra página web.

Anatoli Medved/TASS

150 especies de peces, mamíferos e invertebrados de diferentes zonas climáticas del mundo viven en los 40 acuarios. Entre ellos se encuentran seres de extraordinaria apariencia. Resulta impresionante la bandada de enormes esturiones. Los coloridos peces payasos, peces cirujanos y peces mariposas son muy populares entre los niños. A menudo la arapaima gigante es confundida por los niños con el tiburón. Aquí también hay tiburones, y todos los días, excepto los lunes, a las siete de la tarde se pueden ver cómo los alimentan en el acuario. Además, dos veces al día las focas realizan un espectáculo.


Anatoli Medved/TASS

El Museo del agua tiene sus orígenes en el hecho de que se restauró una vieja torre de agua y se construyó de arriba abajo toda una pieza relacionada con el agua, desde el modelo de alcantarillado y maqueta de la central hidroeléctrica hasta los balancines. Al final quedó un museo bastante interesante. Luego se añadió el edificio multimedia "Mundo subterráneo de San Petersburgo", donde se puede seguir todo el trayecto desde las tomas de agua hasta salir a la superficie y el edificio "Universo del agua" con un cine 3D y pantallas interactivas. Aquí se puede organizar una excursión por la naturaleza y presenciar en detalle los seres que habitan en el mar Báltico, además de hacer algunos experimentos químicos.


Anatoli Medved/TASS

En el centro de la ciudad, cerca del Edificio del Estado Mayor, se encuentra el Museo de las Ilusiones ópticas que consta de cinco complejos diferentes. En este museo las paredes y el suelo están pintados con imágenes para que los visitantes crean estar en la boca de un tiburón o de visita por la casa de los Simpson.  En el jardín de las mariposas tropicales todo el mundo quiere hacerse una selfie con un mariposa Morpho. En el zoológico incluso se puede jugar con mapaches, canguros o monos. De la casa del gigante parecía que justo acaba de salir su familia dejando un libro gigante abierto, un pequeño bote de leche condensada y una cesta con ovillos y agujas de coser. En el laberinto de cristal es muy fácil perderse y muy difícil de mantener el control.

Anatoli Medved/TASS

De domingos a jueves, 11:00–17:00 h.

El museo se encuentra en un edificio construido especialmente para ese fin en el año 1902. Aquí puede encontrar toda información sobre la historia del transporte ferroviario en Rusia, desde la primera vía construida que une San Petersburgo y Tsárskoye Seló, hasta el Transiberiano. Hay rieles, guardias en uniformes, copias de puentes y lo más importante, docenas de modelos de funcionamiento de locomotoras y de trenes que se ponen en marcha durante las visitas al museo. El guía lo cuenta todo de un forma tan sencilla e interesante que incluso los más pequeños no se distraen. Una de las exposiciones más queridas por los niños es la sección que se encuentra en un lujoso compartimiento de vagón con sofás tapizados de terciopelo, una mesa de caoba y una ducha.

Anatoli Medved/TASS

Se trata del mayor museo zoológico del país fundado en 1832 sobre la base de exposiciones de la colección de la vecina Kunstkámera. La exposición no se renovó en treinta años, por lo que el museo se convirtió en una reserva soviética. Los niños sienten curiosidad por las escenas de disecadores de animales como de los pingüinos reales, tigres de Amur y tapires de la llanura. Entre los ejemplares únicos se encuentran disecados el perro y el caballo de Pedro I, ambos bajo el nombre de Lisette y el mamut Dima, un pequeño mamut que inspiró al animador Viacheslav Nazaruk para crear el dibujo animado "La mamá del pequeño mamut".

Ruslán Shamukov/TASS

En Peterhof se desarrollan varias decenas de excursiones para niños, en las que, por ejemplo, una china les cuenta historias sobre la porcelana en el Museo del coleccionista y una mujer en vestimenta clásica del Museo Benois explica cómo era la educación de la nobleza en el siglo XIX y juega con los jóvenes a adivinar acertijos. 

Anatoli Medved/TASS

La mayoría de los museos del palacio incluyen excursiones para niños y misiones adaptadas en sus programas. En el Museo Gatchina se les da a los niños una pequeña cesta con tareas creativas y varios accesorios con los que deberán llevar a cabo las tareas. También hay una sala recreativa para niños donde se pueden construir castillos y ver películas sobre caballeros. Para los niños que presenten algún tipo de deficiencia visual hay un programa adaptado llamado "El sentimiento del palacio" donde asisten a los cuatro salones ceremoniales, y a medida que el guía les cuenta sobre la vida de los anteriores propietarios, ellos van tocando copias de las exposiciones del museo y leen textos escritos en Braille.

Anatoli Medved/TASS

En la primera planta de la casa de la Fuente se encuentra el gabinete americano de Joseph Brodski, en el tercer piso el apartamento de Nikolái Punin y Anna Ajmátova y en el segundo se organizan a menudo exposiciones, espectáculos y juegos para niños.  Uno de los programas ofrece a los niños buscar la sombra de Petter Pan, ayudar a descubrir las flores en las que viven las hadas, hacer y poner en marcha barcos y luego se les muestra una historia completa de aventuras con Wendy y los chicos de la isla Netinebudet. En otro programa, los niños ayudan a Pushkin a encontrar rimas para sus poemas, a vestir como un poeta del siglo XIX o XXI, a organizar el encuentro entre el anciano y el pez y luego ver una actuación cómica sobre el rey Gvidón.

Anatoli Medved/TASS

El antiguo taller del escultor Mijaíl Anikushin, autor de la figura de Pushkin en la Ploshchad Iskusstv de San Petersburgo, se convirtió en un museo. Se trata de un enorme salón de escultura monumental, el espacio en sí es increíble. Para los niños se ofrecen diferentes programas.  Los restauradores ofrecen la posibilidad de restaurar copias de esfinges.  Los artistas invitan a los niños a escalar por dentro de un enorme caballo de madera y con la ayuda de las sombras muestran la historia de la guerra de Troya. Los pintores crean un mundo tridimensional basado en pinturas de Brueghel. Los etnógrafos locales organizan una búsqueda del conocimiento de la escultura urbana y, como premio, permiten que los ganadores se eleven a la cima de las Columnas Rostrales.

Anatoli Medved/TASS

Resulta verdaderamente difícil sorprender a los niños de hoy en día, acostumbrados a tanta tecnología, con máquinas voluminosas y primitivas de los años ochenta. Sin embargo, están tan entusiasmados como sus padres y abuelos solían estarlo, recorriendo el museo de monedas soviéticas reales de 15 kopeks y mirando por el periscopio "la Batalla de Mar", tomando un rifle en el "Safari", presionando los botones de "Baloncesto" o girando la palanca en "Pueblos pequeños".
 Aquí se puede beber gaseosa real de la máquina, fotografiarse en el fotomatón, obtener las fotos recién impresas e ir a la exposición del chicle.