Bares de vinos y enotecas

Sergéi Konkov/TASS

Su decoración interior con paredes de ladrillo rojo y sillones de todo el mundo y de todos los tiempos crea un ambiente acogedor. Y su nombre está vinculado con la carretera francés Nº 74, que une en una ruta única las bodegas alsacianas principales. La carta de vinos es exclusivamente francesa, con unos cuantos vinos alsacianos, pero con una excelente colección de borgoña y vino de la región Savoie (fr.) raro en nuestro país.  

Sergéi Konkov/TASS

Todo aquel que se interese por los vinos (sin hablar de los que se consideran a sí mismo expertos), debe visitar el Big Wine Freaks. Vino de autor – es decir, literalmente hecho a mano –el champán que incluso en el Reims (fr.) francesa no se puede encontrar, pinot noir (fr.) y rieslinges biodinámicos de todo el mundo, lo mejor de los vinateros de Rusia en la actualidad, –todos están aquí. Para el vino, por supuesto, hay entremeses, pero lo mejor es venir aquí después de la cena.

Sergéi Konkov/TASS

Es un restaurante mediterráneo de pleno valor directamente junto al teatro Mariínski. Cuenta el Vincent con el ganador (y ahora incluso juez) de los concursos numerosos, con el sumiller Leonid Sternik. La carta de vinos de él es una monada. A Leonid lo conocen todos los proveedores en el país, y su carácter emprendedor permite comprar lotes completos de los vinos favoritos. Asimismo, Leonid Sternik es el único restaurador en San Petersburgo, que puede permitirse comprar y no vender el vino, pero si añejarlo, esperar a que se madure.

Sergéi Konkov/TASS

Es una tienda de vinos y un bar en uno solo: usted puede pasar por un minuto, atravesar un par de frases con el sumiller, pagar la botella y dejar la tienda de vinos, pero puede a su vez acomodarse pausadamente, hacer el pedido del primer plato y entremeses al vino y saborearlo toda la noche. Lo importante, es que hayan puestos disponibles, el bar es muy popular, pero es pequeño.

Sergéi Konkov/TASS

La gente que se encuentra en la calle, por ejemplo, desde el teatro de drama Maly, o que está enfrente, les sorprende la decoración de Vinny shkaf : las paredes de hormigón, la luz rojiza, la casilla, en la que languidecen las botellas de vino... Pero después de la primera copa toda la molestia se va. El local fue abierto por los sumilleres interesados en mayor medida en los vinos biodinámicos y orgánicos, por eso, esta carta de vinos no la puede tener nadie más. Raramente en San Petersburgo encontrarás ostras de Kamchatska enormes, como las que se sirven aquí para acompañar el vino.

Sergéi Konkov/TASS

A los gafapastas hipsters les gusta no sólo la cerveza kraft yel licuado, sino que también el vino –en particular, los del bar junto al jardín Letni. La carta de vinos de Wong Kar Wine no se puede decir que es complicada, pero de seguro encontrará hallazgos asombrosos. La verdad es que, tendrá que romperse la cabeza para entender cómo combinar el vino y el pad thai, una hamburguesa con patata dulce y la sopa con tofu. Y por esto mismo lo interesante de todo es saborear.

Sergéi Konkov/TASS

La idea de organizar un bar de vinos en la rotonda de la casa faustosa de los Kolobov vino a la cabeza de Katya Bokuchava, la ama del restaurante Mesto y una gran amante del vino. Whisky, orujo y limonada Fentiman’s también aquí se sirven, pero lo más importante es la carta de vinos. Poco convencional, casi sin las posiciones de tránsito. Los precios no son bajos Por lo demás, esto no confunde a su elegante público, compuesto por actores, hombres de negocios y arquitectos.

Sergéi Konkov/TASS

En San Petersburgo hay algunas Vinostudias, esta es la primera y la más representativa. Una sala enorme está toda llena de estanterías metálicas llenas de botellas. En la sala, como no es de sorprender, hay muchos estudiantes, todos con las copas. La carta de vinos hay imágenes y explicaciones pequeñas, y el vino se sirve en porciones de 125 ml, 375 ml y en las botellas. Y los precios en esta carta son tales que, pareciera que cualquier bebida está al alcance.

piano-piano.ru

A pesar de su ubicación –la avenida Smolny –el restaurante conserva su calor y ambiente acogedor como en de casa. Aquí se viene, para desconectar del trabajo y de otros asuntos y, tomar una que otra copa de vino.

En la carta de vinos en Piano Piano están reunidos más de los 150 nombres, y el botellero de vino en el restaurante está decorado en forma de un barril de madera grande.