Templos

Vladimir Smirnov/TASS
La comunidad de mujeres de Iversk fue organizada en Samara en el año 1850, en 1855 el Emperador ratificó esta organización, después de lo cual  ésta recibió el estatus oficial. Al principio se situó en la calle Mechétnaya (actualmente - Samárskaya). Pero aquí no había agua, por lo que, la comunidad se trasladó a una zona más cercana al río Volga donde fue  construida una capilla de madera y ocho recintos para 30 monjas. En el año 1860 la comunidad se transformó en un convento de mujeres. Recibió su nombre en honor al Icono Madre de Dios de Iversk  el que fue donado por una comerciante de Samara, Ekaterina Marijina.

Al pasar de los años, en el territorio del monasterio fueron construidos templos de piedra y anexos. En los que se instalaron no solo los aposentos de las monjas, sino también talleres de costura. Precisamente en el monasterio Iversk fue bordada la  legendaria bandera de Samara donada por los pobladores  a los milicianos búlgaros. Rusia apoyó activamente en la lucha de los pueblos balcánicos contra el dominio otomano  iniciado en la segunda mitad del siglo XIX. Los mercaderes y personas importantes de Samara, a parte del apoyo financiero que prestaban a los milicianos búlgaros, decidieron obsequiarles una bandera. El  esbozo fue diseñado por el pintor de Samara Nikolay Simakov. La bandera fue elaborada en tres lienzos de color rojo, blanco y azul,  en el centro -  una cruz de color dorada con negro, en el cual, por un lado  aplicaciones de las imágenes de los primeros maestros, apóstoles de los eslavos, Cirilo y Metodio, por el otro - el Icono de la Madre de Dios de Iversk.

Las letras, bordadas de oro decían: «Al pueblo búlgaro de la ciudad de Samara. año 1876» y «Gloria al pueblo búlgaro. año 1876» Cosieron la bandera las monjas del Monasterio de mujeres de Iversk y en mayo del año 1887, en la ciudad de Ploeshti, una delegación de Samara obsequió la bandera a los milicianos búlgaros. Actualmente la bandera de Samara se conserva en el Museo Nacional de historia militar de Bulgaria.

En los tiempos soviéticos la mayor parte del Monasterio fue destruida, su restauración comenzó solamente en el año 1991. Actualmente el templo ha sido totalmente restaurado y  está abierta para sus visitantes.
Inna Mendelson/Welcome2018.com

La primera piedra, en la construcción del templo, fue colocada en el año 1841, su edificación continuó hasta el año 1847. La Catedral fue construida al estilo del clasicismo. Fue una basílica de una cúpula con un campanario, coronada con una fina torre.  Aquí,en el año 1876 la bandera de Samara bordada en el Monasterio de mujeres, fue consagrada y se convirtió en un símbolo de  lucha por la libertad del pueblo búlgaro contra el dominio otomano.

En el año 1930 el templo fue clausurado, en sus instalaciones  se estableció un Club de  artesanos. Desde el año 1941 en el templo funcionó un almacén de artículos del distrito militar del Volga. La restauración de la Catedral comenzó en el año de 1993,  más tarde fueron restaurados la cúpula y el campanario. 
Inna Mendelson/Welcome2018.com

La idea de construir en Samara una Iglesia Católica apareció en los años 60 del siglo XIX.  En la ciudad existía una colonia polaca formada en su mayoría por los exiliados. En 1887 a los católicos les permitieron construir su iglesia en la ciudad-en el año 1888 apareció una iglesia de madera. Ya en el año 1902 comenzó la construcción de una iglesia de piedra, la que terminó cuatro años más tarde.

La iglesia construida según diseño del arquitecto Foma Bogdanovich-Dvorzheckyrepresenta la tradición  gótica. Edificaciones similares, raramente, se pueden ver en ciudades rusas. Parece que  la Catedral con sus torres altas ojivas fue mágicamente trasladada a Samara desde Europa.

En los tiempos soviéticos la parroquia católica fue clausurada, en la edificación funcionaban por turnos un teatro infantil, un cine, una escuela teatral, un club de constructores, un museo etnográfico. En 1991, la catedral retornó a la comunidad católica, actualmente se encuentra abierta para todos los interesados.    

Inna Mendelson/Welcome2018.com

Otro edificio construido en Samara al estilo gótico. La  iglesia luterana con su estricta silueta, se puede ver en la cruce de las calles Kúibysheva y la Nekrásovskaya. La construcción de la parroquia católica empezó a finales de los años 50 del siglo XVIII. Los fondos para la construcción fueron donados por el mercader católico de Samara, Egor Annaev. Sin embargo, cuando el templo estaba ya casi terminado, las relaciones entre Rusia Y Polonia, que en aquel tiempo era parte del Imperio Ruso, empeoraron. En aquel entonces, el Catoliсismo se asociaba con Polonia, motivo por el cual,  con el consentimiento del mecenas, Annaev, y la Comunidad católica, el templo fue entregado a los luteranos, colonos alemanes que no eran pocos en Samara. 

El Templo fue consagrado en el año 1865. En 1875 sufrió un grave incendio, sin embargo  fue reconstruido, incluso construyeron dos alas adicionales -  el que se ha conservado hasta nuestros días.  En el año 1930 la Iglesia fue clausurada y en el año 1991 nuevamente retornó a la comunidad luterana. Hoy la kirja puede visitar el que desee: Aquí se organizan conciertos de órgano y tardes literarias musicales.      
wikipedia.org/Atgnclk

A principios del siglo XX la población judía de la provincia de Samara constaba aproximadamente de dos mil personas. En 1903  comenzó la construcción de la Sinagoga y en el año 1908 se celebró su solemne inauguración.

El arquitecto Zelman Kléynerman construyó la sinagoga al estilo seudomauritano de mucho lujo, utilizando también elementos de la arquitectura de los países árabes del este. Resultó una elegante edificación de color roja y blanca, con ventanas encajadas decoradas en forma de la estrella de David. El edificio está divido en tres naves: dos pequeñas  laterales y una central con una cúpula de cuatro ángulos. En el tiempo soviético aquí se encontraban la Casa de la cultura y una panadería. En el año 1994 el edificio fue entregado a la Comunidad judía local, sin embargo la reconstrucción aún no ha empezado. Pero incluso en su condición descuidada vale la pena visitar  esta magnífica estructura reconocida como un monumento arquitectónico.