Parques

Serguéi Bobylev/TASS

Hace unos cien años, las autoridades locales se percataron de una pendiente cubierta de bosque, que bajaba hacia el mar y decidieron convertir en un lugar de descanso y paseo. Se plantaron palmeras, adelfas, magnolias, divisiones de flores. Al principio llamaron al parque Vershaguinsky, en honor a los propietarios de estas tierras, después - Ermolovsky por el apellido del ministro de agricultura y propiedades estatales, pero en los años 1930, recibió el nombre del personaje del estado soviético Mijail Frunze. En honor a Frunze también fue llamado el teatro de verano, que fue construido en el centro del parque en el año 1937.

Casi toda plaza en Sochi tiene su fuente - el de aquí esta rodeado de bustos de compositores rusos. Cerca se encuentra la blanca pérgola de Mauritania de impresionante belleza.   En el parque se puede oír muy bien al mar, descansando en uno de las cómodas banquetas. A pesar de la atmósfera balnearia, aquí se reúnen deportistas locales, para quienes se ha establecido técnica deportiva, en una de las alamedas.


Serguéi Bobylev/TASS

Una pequeña acogedora plaza en el centro de Adler, hecha en el lugar que posiblemente murió Alexander Bestuzhev-Marlinsky.  Por la participación en el levantamiento del 14 de diciembre del año 1825, el amigo de Pushkin y Griboedov y autor de las obras populares románticas, fue desterrado a Siberia, de donde en el año 1829 lo trasladaron como soldado al Cáucaso, a  la guerra con los montañeses. Bestuzhev se distinguió en la batalla, fue condecorado con la cruz de San Jorge y en el año 1837, murió durante el desembarco de las tropas en el cabo Adler. El cuerpo del escritor, que no tenía ni cuarenta años, no lo encontraron.

A principios de los años 1910, a iniciativa de habitantes locales fue creada la plaza como monumento al decabrista. En el centro se estableció un busto de bronce a Bestuzhev, en la tabla memorial están escritos los versos de Pushkin: «Y en las ruinas del poder ilegítimo escribirán nuestros nombres».


Aleksander Demianchuk/TASS

El bosque relicto único se puede ver en la zona Khostinski de Sochi. El bojedal con tejos conservado desde el periodo preglacial por arte de magia sobrevivió y las construcciónes grandes, y los cataclismos naturales. Aunque en dos años últimos el bojedal ha sido víctima de la entrada de pirausta de boj, este lugar todavía fascina.

Los senderos especialmente equipados van a los turistas a través de espesura, rocas con abismos abruptos, laberintos de piedra al paso de las ruinas de la fortaleza de los siglos XI-XV y las cuevas a un río montañoso undoso. Los ramajes seculares de tejos poderosos sumergen a gran parte del bojedal en la sombra fresca hasta en los días de verano.calurosos.

Se puede pasear por dos rutas de excursión de dos y de cinco kilómetros de longitud, descansando en las pergolas confortables o las bancos. En los puestos-mostradores se puede aprender sobre las plantas y los animales locales.

Serguéi Bobylev/TASS

En el año 1970, una pequeña y acogedora plaza adornó la orilla izquierda del río Sochi. Lo creó la juventud de la ciudad, con la dirección del joven arquitecto Valentin Kirichenko, por eso se llama Komsomolsky.

El adorno principal de la plaza, por mucho tiempo fue la fuente, pero hoy en «Komsomolsky» aumentaron mas atracciones. Entre ellas - monumento a los ciudadanos de Sochi participantes de la Gran guerra Patria, monumentos a los guerreros que lucharon en Afganistán y liquidadores del accidente de Chernobyl.

Césped verde a la sombra de los árboles siempre verdes, arbustos floreando y graciosas banquetas, hicieron de la plaza uno de los lugares preferidos de descanso de los ciudadanos y turistas.

Serguéi Bobylev/TASS

Cruzando la plaza de Arte se encuentra un pequeño y exótico jardín, la entrada del cual cuida un dragón de bronce.

Este rincón verde en el centro del balneario, fue creado por el famoso arquitecto paisajista Serguéi Venchagov. En una pequeña parcela entre la avenida Kurortny y casas privadas se encuentra un verdadero jardín oriental con césped y estrechos senderos de adoquines. Aquí crecen plantas coníferas y foliáceas, tradicionales de Japón y Rusia. El sauce llorón se eleva sobre el estanque en el centro del jardín, lo rodean  el abeto coreano, alerce japonés, tuya y diferentes tipos de pinos. En el jardín no hay banquetas, aquí se acostumbra tranquilamente pasear por los caminos, admirando la belleza de la naturaleza.


Serguéi Bobylev/TASS

En la ribera de Sochi. que se extiende por las calles Chaykovsky y Konstitutsi con platanales y castaños, la vida empieza muy temprano, cuando aquí aparecen los pescadores y trotadores. Mas tarde a lo largo de las orillas los ciudadanos se apuran al trabajo, luego aparecen las madres con coches y a medio día a la ribera salen los jubilados a pescar y respirar aire puro.

En la tarde la ribera se convierte en el lugar principal de la ciudad para paseos. Los niños corretean en la amplia plaza, los deportistas aficionados hacen ejercicios en las pistas con aparatos de entrenamiento. Desde la ribera se abre una hermosa vista a las montañas, donde empieza el río Sochi. En verano esta prácticamente se seca, pero es suficiente que llueva, para que el río Sochi haga recordar que es un verdadero río de montaña, con su torrente que ruge y golpea las piedras de las orillas. 

Serguéi Bobylev/TASS

Una de las plazas más vivas del balneario se encuentra cerca a las paredes del museo de arte de Sochi, entre la avenida Kurortny y la calle Orzhonikidze. En ella se eleva el monumento a Lenin, cerca al cual hasta ahora se realizan encuentros y mítines ceremoniales de los miembros de partido comunista.  

En el centro de la plaza en un largo macizo se han establecido figuras de animales, bailarines, músicos, que se iluminan en la noche. Por los dos lados de la entrada principal, junto a las dos fuentes, se han establecido las creaciones del pintor de Sochi Akop Jalafian, «Vellosino de oro» (un recuerdo sobre la mitología de los argonautas), calabazas de bronce y una familia de búos. En las pequeñas alamedas los pintores locales y artesanos exponen sus pinturas y artesanías.



Artur Lébedev/TASS

Uno de los más populares lugares de atracción en Adler. Como en cualquier parque, aquí hay una gran elección de atracciones, muchas pistas infantiles, cuarto de risa, autódromo, sala de tiro, así como una escena abierta para conciertos y una pista de baile.