Hincha por intercambio: Moscú - Liverpool





Hincha por intercambio:
Moscú - Liverpool
Proyecto especial de Welcome2018, en el que aficionados futbolistas van de visita uno al otro




Hincha por intercambio:
Moscú - Liverpool
Proyecto especial de Welcome2018, en el que aficionados futbolistas van de visita uno al otro
El 26 de septiembre durante la Liga de Campeones en Moscú "Spartak" recibió a "Liverpool" de Inglaterrra. Para ese partido llegó a la capital de Rusia el fanático de "Liverpool" Tage Herstad. En la capital fue recibido por el hincha del rojiblanco Nikita Kuryatnikov y el 6 de diciembre, en respuesta a la visita, Nikita junto con "Spartak" llegó a Inglaterra. Sobre el encuentro de los nuevos amigos cuenta la segunda parte del proyecto especial welcome2018.com "Hincha por intercambio" (la primera parte se puede ver aquí).
Nikita Kuryatnikov, 35 años
Hincha de "Spartak"
Administra la agencia Meteor Media, que se especializa en la producción de gráficos 3D y organización de fotos y videos. Él está casado y tiene una hija.
Es amante del fútbol desde principios de los 90 y ya desde ese momento es hincha de "Spartak".
Tage Herstad, 44 años
Hincha de "Liverpool"
Se está preparando para abrir un hotel, orientado a los aficionados. El hotel con un bar se ubicará en las inmediaciones del estadio "Enfield", donde se celebran los partidos locales de "Liverpool". Está casado y tiene dos hijos.
Desde el año 2004 Tage consecutivamente ha asistido a más de 730 juegos de "Liverpool".
"Ya estuve en Inglaterra unas cinco veces. Aún en el año 1997 vine por intercambio escolar"
Nikita viajó a Gran Bretaña unos días antes del encuentro de "Spartak" y "Liverpool" en Londres y se hospedó en casa del amigo de Nikolay. "Ya estuve en Inglaterra unas cinco veces", dice Nikita. "Aún en el año 1997 vine por intercambio escolar". Por eso, en Gran Bretaña, el hincha de "Spartak" se adaptó rápidamente, además, Nikita y Nikolay llegaron a Liverpool a través de Manchester, donde el día anterior en el estadio "Old Trafford" jugó CSKA de Moscú.

Saliendo del tren, sin entrar al hotel, Nikita se dirigió a la ribera del río Mersey, donde tenía que encontrarse con Tage. Resulta que aquí ya se encontraban muchos hinchas de "Spartak": en la ribera alguien se divertía en las atracciones, alguien comía en los pequeños restaurantes, pero la mayoría se fotografiaba cerca del monumento a los Beatles. Habían puesto al legendario cuarteto de Liverpool las bufandas de "Spartak".
Para la reunión con Tage Nikita preparó una sorpresa - una bolsa con los atributos de "Spartak", que el hincha de "Liverpool" olvidó durante su visita en Moscú.
Inmediatamente después del encuentro los amigos se embarcaron en el famoso transbordador de Liverpool, donde continuamente se oye la canción, dedicada a las víctimas de la tragedia en el estadio de Hillsborough, y fueron a dar un paseo por el río. Mientras Tage contaba sobre la ciudad, Nikita comía un plato local típico, llamado "Scouse" - una espesa sopa de carne con patatas. "Es por eso, que a ustedes les llaman los scousers", dijo adivinando el moscovita. "No, no solo por eso: scouse también es el nombre de nuestro dialecto", explicó Tage. Al mismo tiempo, el scouser elogiaba su plato favorito: "Es la panza de un lechón con camarones, me encanta", comiendo una bolita tras otra.

"Me gusta más Liverpool que Manchester y Londres", dijo Nikita. "Aquí hay una estupenda mezcla de estilos arquitectónicos: allá un rascacielos moderno, aquí un antiguo campanario, allá una construcción de un período indefinido. Me gusta la mezcla de épocas. Yo viviría en Liverpool por un tiempo. No sé cómo realmente la gente vive aquí, pero me siento a gusto aquí".
Después de la comida, empezó la famosa lluvia británica. "Bien, entonces tendrás más tiempo para aprender a jugar al tejo. Por lo que sé, en Rusia este juego no es muy conocido", dijo Tage y condujo a Nikita al bar de la calle Matthews, popular entre los turistas. "Es como el curlin de mesa", compartió sus impresiones sobre la diversión, Nikita. En el bar también encontró una gran cantidad de hinchas de "Spartak", lo que Tage no pudo dejar desapercibido: "Han llegado muchos de ustedes". La lluvia no terminaba, por eso los amigos decidieron cancelar el paseo por la ciudad y se dirigieron a la casa de Tage.
"Yo viviría en Liverpool por un tiempo. No sé cómo realmente la gente vive aquí, pero me siento a gusto aquí"
Como verdadero fanático de "Liverpool", Tage se estableció a solo 40 metros del estadio "Enfield". Alla le esperaba a Nikita una sorpresa. En el tercer piso de su casa Tage construyó nada mas y nada menos que su propio bar. El mostrador se mezclaba muy armoniosamente con el interior, pero para un ruso era bastante inusual: un sofá, una computadora, un armario y un mostrador de bar con todo el arsenal necesario. El anfitrión había pegado la habitación con periódicos, con artículos y fotografías de diferentes años, dedicados a las victorias de "Liverpool". En las paredes y en el techo colgaban curiosas camisetas de los jugadores. "Aquí, con esta camiseta, Steven Gerrard salió al campo por primera vez, en el primer equipo", alardeó Tage. "Esta es la camiseta de mi jugador favorito, Kenny Dalglish. Y esto (señalando una impresionante composición) es el traje de entrenamiento de Bill Shankly, el legendario entrenador de "Liverpool", en honor a él llamé a mi hijo William" (Bill es el diminutivo del nombre William). "¡Sí, tienes aquí todo un museo! ¿Habras pagado mucho dinero por estos artefactos?", preguntó Nikita. "Sí, a veces tienes que pagar por el amor al club", sonrió Tage.
En ese momento, en el bar apareció William de 10 años de edad. El amable padre Tage, condescendientemente, permitió al invitado regalar a su hijo una gorra de "Spartak". "Oye, y ¿qué pasaría, si de pronto tu hijo sería hincha de "Everton"?", preguntó Nikita. "Esto nunca sucederá", le cortó Tage. "Él es mi hijo. También tengo una hija Tia, su nombre es una abreviación: This is Anfield".

"Estupendo", envidiaba Nikita. "Pronto tendré un hijo y me gustaría mucho que se llame Spartak y luego cambiarle el apellido a Moscovski. Pero mi esposa aún no lo permite". En el bar casero, Tage invitó al huésped cerveza de raras marcas, una de las cuales por algún motivo se llamaba "Brezhnev". "Seguramente, por las cejas después de beberla", decidieron los amigos. "Esta botella es muy difícil de encontrar, en los bares cuesta 12 libras", dijo el dueño.
"Pronto tendré un hijo y me gustaría mucho, que se llame Spartak y luego cambiarle el apellido a Moscovsky. Pero mi esposa aún no lo permite"
Antes del partido, Tage llevó a los invitados a un bar, que se ubica cerca del estadio. "En este bar, antes del fútbol, se reúnen los fanáticos más empedernidos de "Liverpool", se jactó Tage. Sin embargo, los curiosos fanáticos del "Spartak" ya llegaron hasta aquí – la conversación en ruso en el bar no prevalecía, pero se escuchaba claramente. Al mismo tiempo, los hinchas de "Spartak" se comportaban moderadamante, a lo británico. La audiencia local con interés se comunicaba con los visitantes, escepticamente sonriendo ante las predicciones que "Spartak" ganaría.
Escépticamente también la fortuna sonrió esa noche. El rojiblanco perdió 0:7, lo que fue la peor derrota en la historia de "Spartak". No quedaba más que regresar al bar de Tage, donde ya se había reunido mucha gente local. "Siempre tengo aquí muchos invitados, después del fútbol", dijo Tage. "Una vez aquí se reunieron más de cincuenta personas. A veces incluso llegan los representantes del club y famosos jugadores antiguos, aquí dejan sus autógrafos", señaló la pared detrás de la barra. "Si alguna vez me mudo, tendré que llevarme parte de la pared". Como para confirmar las palabras de Tage, subió por las escaleras Bruce Grobbelar, uno de los mejores porteros de la historia de Liverpool, quien defendió la portería de Merseyside desde 1980 hasta 1994. "Usted jugó contra "Spartak" en 1992", exclamó Nikita. "Sí, y dejé pasar solo cuatro, no siete", bromeó el ex-portero.
"Fue fantástico estar en tu casa. Como decían en una película, este es el comienzo de una hermosa amistad"
Al despedirse, los amigos levantaron una copa de "cerveza de Navidad" especialmente guardada. "¿Sabes que hoy sufrimos la mayor derrota de la historia?", preguntó Nikita. "Sí, me lo contaron", respondió Tage. "Pero no te preocupes, ya pasará. Quedarán los recuerdos más cálidos de este día, en mi opinión, pasamos un gran momento".

"Fue fantástico estar en tu casa. Como decían en una película, este es el comienzo de una hermosa amistad", dijo Nikita. "Y todo esto gracias al fútbol". "Bueno, de otra manera no podía ser", añadió Tage. El fútbol realmente une y yo siempre dije que había conocido a todos mis amigos en el fútbol".
Cuando llegó el momento de despedirse, Nikita le pidió a Tage que regresara a Moscú con su esposa e hijos. El hincha de "Liverpool" sin dudar aceptó, sugiriendo venir a Rusia en automóvil para viajar por el país: "¡Haremos esto ya durante la Copa Mundial!"

EL VIDEO-INFORME COMPLETO SOBRE EL VIAJE DE NIKITA A LIVERPOOL, PUEDE VERLO AQUÍ.