"Existen tan raras pegatinas que es imposible conseguirlas"

Entrevista con un aficionado de las pegatinas, Alexander Shvartz

30 Septiembre 2016
En la columna de recolección alrededor del fútbol es el coleccionista que se dedico a las tarjetas y pegatinas del juego favorito más de cuarto del siglo. Cómo y cuando en Rusia aparecieron los pegatinas y tarjetas, cómo las conseguían en los años noventa, a que estaban dispuestos los coleccionistas para obtener una tarjeta rara y las más valiosas pegatinas cuales había que cazar weclome2018.com cuenta Alexander Shvartz. 

– ¿Y cómo aparecieron en su vida las pegatinas?

– La primera vez las pegatinas fuerón emitidas por una compañía italiana llamada Panini en el Campeonato del fútbol de 1970. Pero en URSS no las hubo por más de 20 años. Llegaban separadas de las que iban al exterior pero no había coleccionistas porque obtenerlas era imposible. Yo desde diez años coleccionaba los programas de fútbol, insignias y literatura de fútbol.

Todavía en los ochenta era muy popular colecionar los carteles deportivos de la revista checa "Start". En Moscu habían contados los kioscos a donde llegaba esta revista, y nosotros después de la escuela hacíamos carrera hasta el kiosco que solo traían dos o tres ejemplares. En aquel entonces yo corría muy rápido.

Y en el año 1990 el albúm fue todo un bum. Al país aquellas pegatinas llegarón en julio, inmediatamente después de la conclusión del Campeonato Mundial en Italia. Todos coleccionistas de entonces se tornaban alrededor de la tienda de libros deportivos en Sretenka. Y aquí me invitó un amigo y me contó sobre las pegatinas. Yo primeramente no entendía de que se trataba pero el me dijo simplemente: "Ven a Sretenka que no te arrepentirás". Yo frecuentemente había estado en esta tienda pero hasta entonces no me había dado cuenta. Era una calle estrecha en la cual por ambos lados pasaban los trolebuses, estaba llena de una muchedumbre de ansiosos por obtener álbumes y pegatinas. Había muchos periodistas, preguntaban sobre las pegatinas, hubo todo un reportaje.

En este día compre mi primer álbum y una caja de las pegatinas.

– ¿Era difícil reunir la colección?

– El proceso se facilito con la oportunidad de intercambiar con otros coleccionistas. Todos mis amigos eran coleccionistas de los insignias, timbres etcétera, todos se engancharon en la colección de las pegatinas. Pronto cerca de la tienda por si mismo surgío un club de los "pegatineros". El caso es que los pegatinas no se podía comprar a elección, solo en una caja cerrada. Ahí había muchas repetidas y por eso los coleccionistas empezarón a reunirse cerca de la tienda e intercambiarlas. De boca en boca se extendio rápidamente la noticia de que esta era la única en el país donde habían las pegatinas y llegaba incluso gente de otros ciudades. Hacían cola durante todo el verano y el otoño de 1990. se hizo frecuente que las cajas mismas se imprimian ahi mismo, en el sentido directo de palabra "sin salirse de la caja". La presencia de colegas era muy cómoda porque se podía cambiar siempre.

Yo tenía para entonces 20 años, era estudiante de Stankin, tenpia mucho tiempo en verano, y por eso yo frecuentaba en Sretenka. Únicamente que me iba a mis partidos del favorito del "Spartak". En resumen yo bastante rápido reuní el álbum del Campeonato Mundial italiano. Él es especialmente valioso para mí, no solo porque es mi primer álbum. El álbum es interesante en cuanto en la selección de URSS hay pegatinas de los jugadores adorados de "Spartak" Fedor Cherenkov y Sergey Rodionov de los juegos con los cuales crecí. Aparte de eso ambos jugadores no fueron a Italia sin embargo los introdujeron en el álbum. El caso es que las pegatinas salierón unos meses antes y las fotografías a ellos se las hacen a veces incluso antes de medio año del torneo.
La selección soviética en el álbum del Campeonato Mundial-1990. En la columna derecha los jugadores de "Spartak" Fedor Cherenkov y Sergey Rodionov quienes no entraron en la lista final del equipo. © Alexander Zelikov/TASS
– ¿Existía diferencia en los precisos de las pegatinas?

– La colección 1990 estaba hecha de modo que habían muchas pegatinas que se encontraban repetidas frecuentemente (por ejemplo, escoceses, brasileros y argentinos), y habían muy raras y brillantes pegatinas (emblemas de las federaciones). Pero más raros eran los primeros cuatro números que se pegaban en el principio del álbum el signo distintivo del Campeonato, La Copa Dorada, la mascota y el póster oficial del Campeonato. Estas pegatinas eran tradicionalmente más complicadas de conseguir en todos los álbumes. Existía un entero, digamos así, mercado negro de pegatinas donde se podía cambiar la pegatina de la federación a cambio de diez simples y la pegatina de la página principal por todas unas cincuenta. Por supuesto, pronto empezarón a comerciarlos. “Se podia hacer bunas ganancias", para un estudiante esto era muy oportuno. Recuerdo que llegaba al fútbol con un paquete de pegatinas y los policías que me revisaron en la entrada siempre preguntaban somprendidos que es esto.

– ¿Se acuerda de la ultima pegatina con la que cerró el primer álbum?

– Yo pego la pego en el álbum solo en el momento en que está reunida toda la colección, hasta ese momento ellos están en una pila. Mi primer álbum lo reuní exclusivamente con mis fuerzas propias: todas pegatinas eran de los paquetes que se vendían en territorio de Rusia. Yo ya no acuerdo que pegatina fue la última, pero esto fue el emblema de federación.

– ¿Habían casos en que las pegatinas que mas necesitaba no simplemente no le tocaban?

– Si, en el Campeonato de Francia 1998 en primer partida única que mandaron a Rusia no se imprimio a tres ingleses. Pero este problema en aquel entonces lo solucioné muy rápido.

En 1998 yo fui a Milán donde "Spartak" jugaba contra el "Inter", y de antemano escribí una carta a compañía Panini donde indique todos los números de las pegatinas que necesitaba. Y el productor estuvo completamente satisfizo por mis deseos. Entonces cerré todas colecciones incluyendo los álbumes de los años anteriores reuniendo incluso aquellas que habían sido las más complicadas de todas porque las tarjetas solo se podían cambiar.

Empezando con CM-1974 reuní todos los torneos, todos Campeonatos de Europa que se publicarón a partir de 1980. Lamentablemente, no tengo el álbum de 1970 el primero. Ahora el precio de un álbum original no reimpreso bordea los 2,5 miles de libras esterlinas y no se va a decaer nunca solo va a aumnetar. Pero ahora soy muy avaro para comprármelo.

– ¿Después de 1990 las pegatinas eran más accesibles?

– No. En 1992 las pegatinas del Campeonato de Europa no lo trajeron, el año no fue fácil. Hasta 1994 la venta de las pegatinas en el país iba muy lento. Y en 1994 paso lo siguiente. Mi amigo que trabajaba en almacén de producción poligráfica. Pues, una vez me llama y me dice que deben traer las pegatinas y álbumes de CM-1994. Nosotros nos alegramos mucho y decidimos comprar antes de los otros bloques a precio de almacén. ¿Reunimos todo el álbum y luego pensamos y porque no hacemos un poco de ganancias con esto? La colección se distribuía a través de los kioscos de "Soyuzpechat", pero ellos se tardaban tiempo en distribuirselas, pasaba toda un esquema burocrático, nosotros con amigos unas veces fuimos al almacén y por precios al mayor compramos las pegatinas. ¿ahí surgío otra pregunta, donde venderlas? La tienda en Sretenka a este tiempo estaba al borde de la quiebra y pronto sería demolida.
El álbum de colección de CM-1994 en EE.UU. © Alexander Zelikov/TASS
El nuevo lugar de los coleccionistas fue la plataforma del lado del estadio "Dinamo" cerca del museo del club. Ahí había una tienda de la comisión con suvenires, literatura, insignias y escudos etc. Ahí traían de todo, y nosotros decidimos que ahí era nuestro lugar, nada mejor que acomodarse en los bancos de esta tienda.

Por supuesto, este auge como en Sretenka en 1990, no la hubo, pero gente siempre la había. Nosotros dos vendimos con cajas y dos por separado con posibilidad de elección. Luego estas pegatinas por el mismo precio se vendían en la tienda pero la gente iba donde nosotros porque podíamos encontrar la que necesitaban y cambiarlas.
La selección de Rusia de fútbol en el álbum de CM-1994 en EE.UU. © Alexander Zelikov/TASS
Justo en este momento yo empecé coleccionar pegatinas de otros álbumes más tempranos. A donde nosotros venía gente que tenían de diferentes maneras habían consegido antiguas pegatinas y yo con el placer las cambiababa por nuevas. Así me toco con los álbumes de 1982 и 1986. Claro, los tenía todos sin terminar de llenar. Yo los cerré todos solo en ese viaje de 1998. Ahora estas pegatinas solo se puede comprar en las subastas secundarias en el Internet. En los almacenas de las fabricas, en este momento las más tempranas pegatinas no son mayor del año de 2000.

– ¿Personalmente para Usted cuales son los más apreciados ejemplares?

– Las más valiosas pegatinas precisamente son las anteriores al año 1990 porque no se las podía comprar en Rusia. Claro para mi el mas precioso es el del mismo año 1990 porque fue mi primero. Las otra colecciones que se vendían en cantidad en Rusia se convirtieron en una cosa ordinaria, compras unos bloques, cambias y pegarlas. Bueno, por separado, resalto las colecciones donde están los jugadores de "Spartak".

– ¿Seguramente usted tendrpa una gran cantidad?

– Yo no puede decir cuántas pegatinas tengo en total. En promedio por un álbum vienen desde 300 hasta 500 unidades, la cantidad exacta yo las contaba nunca. Y en total los álbumes cerrados son cerca de 350.

– También Usted ha coleccionando tarjetas...

– Si, en el mismo 1994 empezó mi otra pasión por las tarjetas. Al "Dinamo" llego un joven de América y mostró algo incomprensible, parece tarjeta postal o pegatina… La particularidad de la tarjeta en que aparte de la foto en el reverso hay datos estadísticos.

La firma que emitía estás tarjetas se especializa en NHL y NBA, y quiso hacer también de fútbol por la razón de que en el CM-1994 fue en EE.UU. Y este joven me dijo: "Toma, pronto todo el mundo las va a coleccionar".

Las tarjetas son complicadas, ellos tienen diferentes niveles de valores. Como las pegatinas, ellas se venden en cajas cerradas. En este bloque puede venir, por ejemplo, 300 tarjetas, de ellos son cinco debajo de la serie, es decir, tarjetas con la edición limitada. En total en serie son 20 tarjetas, o sea, para reunir una serie completa había que comprar como mínimo cuatro cajas, y existe una gran probabilidad de que le tocarán repetidas. En total, no es un placer barato, pero de mucho azar: hasta que no reúnas todo no podrás parar. La primera serie de tarjetas (CM-1994), las reunía durante cuatro años hasta que adquirí por Internet en 1998. "A mano" no las pude, tuve que buscar en sitios, gente, transferir dinero con grandes comisiones al exterior, ya que no habían servicios como ahora.

Ahora hay muchos sitios que yo frecuentemente actualizo, porque los coleccionistas son gente rápida, quien primero se levanta le toca ponerse las botas. Pues en realidad existen cantidad de tan raras tarjetas que no es posible conseguirlos, pueden ser que haya un único ejemplar.
Álbum con las pegatinas de la colección de Alexander Shvartz. A la izquierda en fila media está la pegatina con el jugador soviético Yevgeniy Lovchev, a la derecha en la fila baja esta la pegatina con Igor Shalimov, a la izquierda en fila baja esta la pegatina con Rinat Dasayev. © Alexander Zelikov/TASS
Yo tengo una con Roman Pavlyuchenko. La compré en el Internet subastada por un vendedor de Hong Kong. Era importante que en custión de segundos antes de darse de baja en la linea se debe hacer la propusta que nadie pueda ganar, y se daba de baja según el tiempo de Hong Kong que complicaba la tarea. Esto era 31 de diciembre, yo tuve que poner el despertador para las cinco y media de la mañana. ¡Pague por ella una suma con tres ceros en dólares, después de que empezó un terrible estrés porque al servicio de correo le llevaba mucho, y el apoteosis de todo era que la mandaron no en un correo a domicilio sino que lo tirarón al buzón del correo!

– ¿Donde se reúnen los coleccionistas? Pues ahora el "Dinamo" se está reconstruyendo.

– En "Dinamo", a propósito, no hemos retrasado mucho. En la tribuna norte nos reunimos hasta 1998 pero luego ahí empezó el reparto de las propiedades, y nos pidierón amablemente retirarnos de ahí. Nosotros encontramos un excelente lugar en el parque Sokolniki donde reunimos ahí hasta ahora cada sábado desde las 11 hasta 14, no importa el tiempo que hace. Si hace un día seco disponemos de una arboleda, en la entrada del parque, si hace lluvia nos movemos al cobertizo del restaurante “Caza del Halcón” donde nos conocen y no nos echan. De estas reuniones se sabe en todo el país, y frecuentemente vienen incluso de otras ciudades.

Menú
Menú

Welcome 2018

×
Entrar