Paseo Zelenogradsky

Ruslán Shamukov/TASS

El paseo por el balneario Zelenogradsk tiene un destino difícil: en las severas tormentas de invierno, las olas del mar Báltico, periódicamente destruyen la construcción, después de lo cual es necesario reconstruirla. Pero en verano, estas cargas no se sienten: la costa de Zelenogradsk, por ironía del destino, es menos verde que el vecino svetlogorsk, cubierta de pinos,  pero es mas claro en días soleados.