El malecón de Baltisk y el monumento a Isabel I de Rusia

Ievgeni Moroszov/Welcome2018.com

Un paseo por el malecón tomará aproximadamente media hora. El malecón de esta ciudad es diferente de las demás ciudades, de aquí sale una visión romántica del canal y de los barcos militares.  Cisnes y gaviotas piden durante todo el año comida a los turistas, por lo que puede ser útil llevar consigo algunos cereales o zanahoria rallada.

Al final del paseo no se puede perder el monumento a la emperatriz Isabel I de Rusia en el muelle norte. Este monumento del escultor Georgui Frangulián se inauguró en 2004 para conmemorar las victorias de la armada rusa durante el reinado de la emperatriz. La emperatriz es retratada a caballo con el vestido del coronel de los guardias del regimiento de Preobrazhenski. La altura total con el pedestal es de 14 metros y pesa 12 toneladas. Como pedestal se utilizó una fortificación de refuerzo con enormes rocas predispuestas en forma de cruz.