Museo «Búnker»

Ruslán Shamukov/TASS

Se puede ir caminado desde el museo de Ámbar, hasta el campus principal de la Universidad de Kant, a lo largo del estanque Nizhny, por la ribera Marinesco y encontrar, en la extremidad sur, una placa memorial acerca de que, aquí estuvo la casa, donde nació el narrador de cuentos  Ernst Theodor Amadeus Hoffmann (1776-1822).    Aunque puede tomar un taxi-colectivo № 66, 69, 70, 85 y pedir al chófer que se detenga cerca de la calle Universitetskaya.

Cerca de la entrada del edificio principal de la Universidad se encuentra el Museo «Búnker».  Se trata de un refugio antiaéreo de cemento, construido en 2 meses, a principios del año 1945, cuando el general Otto Lasch (1893-1971) fue enviado a dirigir la guarnición  fascista.    Los ingenieros de Wehrmacht construyeron el refugio, a una profundidad de 7 metros, 42 metros de largo, 15 metros de ancho y lo dividieron en 21 cuartos.   Aparte de los funcionarios del cuartel de defensa de la ciudad y sus subordinados, aquí se encontraban los comunicadores, médicos y servicio doméstico.      El búnker fue equipado con sistema de ventilación, así como linea telefónica,  electricidad, canalización y agua potable.   El 9 de abril Otto Lasch aceptó el ultimatum de capitulación.  El puesto de comando le sirvió solo un mes. 

En el Museo fueron reconstruidos los eventos dramáticos de la visita de los parlamentarios soviéticos al búnker, los dioramas de los combates por la ciudad y las condiciones de la vida de los que estuvieron por dos lados del frente.     Aquí se puede conocer sobre los fascistas alemanes, sobre la tragedia de la población civil de Prusia Oriental, sobre el destino de los prisioneros alemanes de guerra y de la misma ciudad de Königsberg.