Casa de los Soviets

Ruslán Shamukov/TASS

En 1960, la idea del Primer Secretario del Comité de la región de Kaliningrado del partido comunista de la URSS, Nikolay Konovalov, «centralizar el poder de los Soviets en la montaña Real» lo realizó el proyecto del arquitecto modernista Yuri Motorin.  En el año 1970 se empezó la construcción de la Casa de los Soviets que deberían ocupar todos los funcionarios de la ciudad.  Se suponía que en la Torre del Sur que daba al río Pregel, se instalaría el Comité de la región del Partido y en la Torre del Norte - el Comité Ejecutivo de la región.   El diseño fue tan detallado que, los funcionarios sabían donde estarían ubicados sus despachos y en algunos casos el acabado interior lo realizaron de modo individual.  Las construcciones metálicas las trajeron a Kaliningrado de la ciudad Molodechno de Bielorrusia, el chapeado para encofrados de Finlandia, las ventanas de madera y aluminio fueron suministraron por la región de Moscú.  Los licenciados de las facultades de ingeniería civil de todo el país, empezaron su vida laboral  en esta construcción.  Todos los nudos del edificio están cubiertos con un material anticorrosivo - construyeron para siempre.    

En el año 1991 la Casa de los Soviets estuvo lista en un 95%: funcionaba la calefacción, canalización y agua potable,  fueron montados 8 ascensores de alta velocidad y un ascensor técnico. En la Torre del Norte colocaron parquet y empapelaron las paredes, lo único que faltaba  era terminar con los pisos en la parte sur.  Pero el poder soviético desapareció y el edificio se quedó abandonado.   Actualmente este edificio es también un monumento, pero de la arquitectura soviética.   Fue reparado para la celebración del aniversario de Kaliningrado, pero hasta hoy no está habitado.