Mezquita Al-Mardzhani

Egor Aleev/TASS

En el año 1767 la emperatriz Catalina II, estando tan impresionada con su viaje a la provincia de Kazán y la hospitalidad local, que emitió un decreto que permitió construir mezquitas en piedra. En 1773 se emitió otro decreto "Sobre la tolerancia de todas las religiones", el cual facilitó en gran medida la vida de los musulmanes.

Esta mezquita es una de los dos primeras construidas después de la toma de Kazán por Iván el Terrible. Otros nombres de la mezquita: Yunusovskaya (en nombre de los patronos-comerciantes), y "Әfәnde" ("Señorial"). Al ser inaugurada en 1771 se convirtió rápidamente en el centro islámico de la ciudad.

El templo es un edificio de dos plantas, construido en el estilo barroco de San Petersburgo, con un minarete de tres niveles. Se estima que el arquitecto ha sido Vasiliy Kaftyrev. Se conoce la respuesta de Catalina a las quejas de los residentes locales, a que la torre de 30 metros es demasiado alta: "Les di un lugar en la tierra y en el cielo, a su vez son libres de subir al cielo a su propia discreción".

La mezquita fue ampliada varias veces, y en 1887 se construyo una valla afiligranada. El templo debe su nombre en conmemoración a Shigabutdin Mardzhani, imán de la mezquita en los años 1850-1889 y uno de los primeros historiadores del pueblo tártaro. En madraza abierta gracias a sus esfuerzos se daban clases no sólo de teología, sino también de geometría, historia, astronomía.

La mezquita estuvo abierta durante la era soviética y fue el único lugar en Kazán, donde los musulmanes podían venir a orar. Muy cerca se encuentra el mukhtasibat de la ciudad de Kazán (unidad administrativa de la Dirección espiritual de los musulmanes de la República de Tatarstán), el Colegio islámico de Kazán, así como tiendas de venta de productos halal, literatura y simbolismo.