Monasterio masculino de la Virgen de Kazán

Egor Aleev/TASS

Hasta principios del siglo XX el principal objetivo de la mayoría de los viajeros que llegaban a Kazán era la peregrinación a la milagrosa Virgen de Kazán.

Según la leyenda, el santuario fue adquirido por la Matrona, la hija de nueve años del arquero de la ciudad, del Sr. Daniil Onuchin. A principios de julio 1579, una semana después de que un incendio haya destruido la mitad de la ciudad de Kazán, la niña vio en un sueño a la Madre de Dios, que le mostró dónde encontrar el icono – en el lugar de una casa quemada. Allí encontraron el 8 de julio 1579 el icono enterrado en el suelo. En el hallazgo participó el futuro patriarca de toda Rusia y el santo mártir Germogen. Aquí, a instancias de Iván el Terrible, fue fundado un monasterio, en el cual se guardó la sagrada imagen. Posteriormente, aquí se tonsuró Matrona y su madre.

A finales del siglo XIX el conjunto arquitectónico del Monasterio de la Virgen de Kazán se encontraba formado por la Catedral Principal, con 44 metros de altura y cinco cúpulas, la Iglesia de San Nicolás de Tula, la Iglesia de la Santa Cruz, los bloques de vivienda Nastoyatelskiy y Nikolskiy, así como el campanario de 55 metros y la Iglesia de Santa Sofía.

Durante la noche del 29 de junio de 1904 el ladrón Chaykin y sus cómplices robaron el icono del monasterio, durante su interrogatorio declaró que había quemado la imagen. Sin embargo, el flujo de peregrinos no cesó, y la leyenda de que el icono está todavía vivo solo se ha multiplicado.

Después de la Revolución de 1917 en el monasterio hubo una comunidad ortodoxa, aquí se juntaban reliquias sagradas de otras iglesias. En 1931 la comunidad fue trasladada a la Catedral de Pedro y Pablo, una parte considerable del Monasterio de la Virgen de Kazán fue destruida y reconstruida, incluyendo la Catedral, en su territorio se construyeron casas y se abrió una fábrica de tabaco.

En el año 1994 se inauguró nuevamente la Iglesia de Santa Sofía, y en el 2005 se restauró la Iglesia de la Santa Cruz, volvió a la vida y el propio monasterio, al convertirse de femenino a masculino. Por último, el 21 de julio de 2005 la diócesis de Kazán recibió el Listado del Vaticano del icono de la Madre de Dios de Kazán de los siglos XVII-XVIII, llevado después de la revolución al extranjero, situado durante mucho en los Estados Unidos y refugiado desde 1993 en la residencia del Papa.