Kremlin de Kazán

Egor Aleev/TASS

El Kremlin de Kazán es un símbolo de la ciudad, el corazón de la república, la residencia del presidente de Tatarstán y museo-santuario histórico-arquitectónico, declarado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Fue construido en el siglo XVI sobre las ruinas de una fortaleza kan. La entrada al museo-santuario se efectúa a través de la torre Spásskaya.

La excursión puede ser iniciada desde la mezquita Kul-Sharif, una de las más grandes en toda Europa (con una capacidad de hasta 8.000 oradores). Es la mezquita más grande de las cinco que posee la fortaleza, fue quemada por completo en el año 1552 por las tropas de Iván el Terrible, al igual que las otras, junto con los estudiantes de la madrasa y el imám que se defendían; el templo lleva el nombre de dicho imám. Fue reconstruida para el 1000-aniversario de la ciudad con el empleo de donaciones.


Tatarstán se considera el sucesor de la Bulgaria del Volga (Bolgar), del puesto de vanguardia musulmán más boreal en la historia: aquí el islam se convirtió en la religión oficial aún en el año 922.

Aquí se encuentra situada la Catedral de la Anunciación. Fue construida en el siglo XVI, es el templo construido en piedra más antiguo de la región del Volga. Tatartán es la única república donde dos religiones – el cristianismo y el islam – conviven durante muchos siglos y se entrelazan de una manera orgánica en la cultura de los pueblos que habitan en esta zona.

Entre otros sitios remarcables del Kremlin se encuentra la torre Siuyumbiké (su cima está desviada del eje vertical casi en 2 s), la torre de la Anunciación y la torre Taynitskaya, el Gubernatorskiy dvor, Artilleriyskiy dvor, la sucursal del museo Hermitage, el museo de la cultura islam, restos arqueológicos del edificio representativo del complejo del dvor del kan, mezquitas, sepulcros de los kan de Kazán. Asimismo, en el Kremlin hay una gran cantidad de miradores, desde los cuales se abren maravillosas vistas del Volga, del río Kazanka y de los distritos de la ciudad.