Museo de la Vida Cotidiana Socialista

Egor Aleev/TASS

En la década de 1990 el fundador del museo – fotógrafo y diseñador Rustem Valiakhmetov – juntaba activamente reliquias de la era soviética. Una vez llegó a visitarlo el músico Andrey Makarevich y dijo: ¡Esto no es sólo un estudio, es un verdadero museo! – y le regaló sus pantalones vaqueros. Esta prenda tenía un significado especial durante el período ex-soviético: el ganador de los pantalones vaqueros – un producto muy escaso en esos tiempos – ganó el respeto de la juventud informal y el músico, al actuar con pantalones vaqueros, desafió a las autoridades culturales. Más tarde la contribución de pantalones vaqueros fue hecha en la futura exposición por otras estrellas rusas – desde Garik Sukachev y hasta Sergey Shnurov. Como resultado, durante el invierno de 2011 el Museo de Bellas Artes acogió la exposición Pantalones vaqueros como un culto. Y en agosto de 2011 se inauguró el museo – en un edificio construido a mediados del siglo XIX, en un antiguo apartamento comunal para 20 personas.

La exposición consiste de todo tipo de artefactos de la era soviética: guitarras de fabricación casera, carteles, libros, periódicos, artículos escolares, ropa, juguetes, iconos, electrodomésticos. Esta es una enorme tienda de antigüedades, donde los padres pueden recordar su infancia y juventud, y contarles sobre su pasado a los niños. La colección se actualiza regularmente – en particular, casi todas las estrellas de rock son invitadas al museo, y cada una de ellas le regala algo al museo. En el segundo piso a veces se organizan conciertos.