Complejo Hípico Internacional Kazán

Aleksey Nasyrov/TASS

Los tártaros, cuyos antepasados ​​literalmente han pasado toda su vida en una silla de montar, aman a los caballos de una manera especial. La cría de caballos en Tatarstán comenzó en el siglo XVIII, la tradición continuó después de la revolución de 1917. Un nuevo hipódromo, el más grande en toda Rusia, fue inaugurado en el 2005, en la avenida Kamaleeva, en el sitio de un aeropuerto abolido anteriormente. El complejo ocupa una superficie de 91,1 hectáreas, incluyendo una pista de carreras con una longitud de 1,8 kiló s y otra pista de carreras con curvas con un largo de 1,6 kiló s. Los caballos viven y entrenan allí mismo. Aquí enseñar habilidades de equitación, se pueden organizar clases con un instructor personal. También se puede montar en una carreta blanca y con un caballo blanco – éste último es muy popular entre los futuros prometidos.