Lago de Rabiga

Lia Vetlugina/Welcome2018.com

El aljibe que está cerca del antiguo asentamiento de la ciudad, se asocia a una leyenda sobre la hija del Kan, Rabiga. Sus amigas caminaban por el bosque reencarnandos en cisnes blancos. Una vez, Rabiga decidió escaparse del palacio. El Kan fue de caza aquel día y aquél día disparó a un cisne. Era su hija. Lloró durante tanto tiempo que apareció un lago en el sitio de su muerte.