Mirador de la Torre de televisión Ostankinskaya

Nikolay Galkin/TASS

Subir al mirador de la torre de televisión fue el sueño de todos los niños soviéticos. En los tiempos de la URSS se podía observar Moscú desde las colinas Vorobyovy que era posible a casi todo el mundo, y desde la torre de televisión, a donde era  más difícil. Y ahora mirar la ciudad desde una altura de 337 metros es posible sólo con un guía, por lo que se debe consultar y apuntarse  para la excursión con antelación.