Lyudi kak lyudi

Alexander Zelikov/TASS

La cueva pequeña poco visible en la ruidosa esquina de la Soljanka es un bastión de los trasnochadores, músicos y estudiantes. "Lyudi kak lyudi" es un lugar de culto verdadero: el menú no se cambia más de una docena de años. Empanadas abundantes (con pollo, berenjena, champiñones, calabacín y queso de cabra - en una palabra, la selección es grande), asado de cerdo, huevos fritos con rosbif y queso, quesadillas, pastel de arándanos y magdalenas de zanahoria están allí desde la misma fundación.

Cócteles numerados (en número de 10) son los responsables por el aplacamiento de la sed. Mezclar las bayas congeladas en una variedad de combinaciones (incluso con vino tinto y almendras ralladas) aquí aprendieron incluso antes de que la palabra "licuado" entrentrara en moda entre los dandis de la capital. Y a las señoritas apasionadas les gustan el hábito de los  camareros locales de gritar en voz alta las órdenes.