Mansión de Rostopchina

La fachada ricamente decorada con estuco es una consecuencia de la reconstrucción de esta antigua mansión, hecha en la década de 1870, cuando los famosos propietarios, la familia de los Pavlov, ya la habían abandonado. Pero esta casa es interesante no por sus guirnaldas y monogramas de la fachada, sino como un notable monumento a la época de Pushkin. En aquél tiempo aquí vivía Karolina Karlovna Yanish, la hija del profesor Karl Yanish y una de las mujeres más educadas de su época. La admiraba el científico Aleksandr Humboldt, la valoró el crítico literario Vissarion Belinskiy y el poeta polaco Adam Mitskevich, que le dio clases particulares de polaco, se enamoró y quería casarse con ella. Pero los padres no le dieron el consentimiento para casarse con  Mickiewicz y en 1836 a Caroline la casaron con el escritor Nikolai Filippovich Pavlov. En su casa la familia de los Pavlov organizó los jueves literarios, los visitaron todos: Baratynsky, Gogol, Fet, Herzen, Ogarev, Chaadaev ... Y Mikhail Yurevich Lermontov en 1840 salió de aquí a su último exilio. "El salió triste. La noche era húmeda Nos despedimos en el porche", recordaban los participantes de aquél encuentro.