Casa Loris-Melikov

Alexandr Zelikov/TASS

Es una  casita de un piso y medio que se ve en la callejuela Miliutinsky es uno de los edificios más maravillosos de la vieja Moscú. A finales de los años treinta del siglo antepasado el consejero de estado Ivan Danilovich Loris-Melikov invitó al famoso arquitecto Mikhail Bikovskiy a reconstruir los palacios de piedra de los comerciantes del siglo XVIII en la esquina del  bulevar Sretenskiy y la callejuela Miliutinskiy (hoy delante de esta casa está un edificio de seis pisos de estilo constructivista de la década de 1920, y las eras de arquitectura en el bulevar se abren  como capas).

Bikovskiy erigió un edificio en el estilo del clasicismo ruso con una decoración lacónica: la planta baja decorada con sillar almohadillado con ventanas bajas cuadradas crea una sensación de solidez y las altas ventanas del segundo piso principal con platabandas de marco dan elegancia. Pero la verdadera belleza estaba dentro: cariatides sobre la escalera de entrada, salas diseñadas en varios temas, molduras, columnas de mármol artificial ...
A veces la casa tenía suerte a veces no: la reparación general de 1928 destruyó una gran parte del acabado, y a finales de la década de 1980 la casa pasó a la dirección de la Fundación cultural de Rusia y todo fue restaurado cuidadosamente, después el edificio llegó al abandono. Otros intentos de la restauración fueron hechos por inquilinos temporales, el equipo de la mansión creativa Freelabs. Se conservó mucho en la casa y no sólo los detalles del interior, sino también, por ejemplo, los marcos tallados de madera de las ventanas de la segunda planta, a través del cual la vieja casa mira al bulevardSretensky .