Mansión urbana Yu. T. Krestovnikova

Alexandr Zelikov/TASS

Casa de estilo imperio que en la segunda mitad del siglo XIX compró Maria Morozova, la representante de la famosa dinastía, para su hija Julia que iba a casarse con el comerciante Grigoriy Krestovnikov. Julia Timofeevna se ocupaba de la caridad y era madre de seis hijos. Ella vivía al otro lado del edificio de apartamentos, construido por su orden, y luchó activamente contra un refugio nocturno que existía en la callejuela adyacente a la casa. Con la llegada del poder soviético desalojaron a la dueña, y ella se vio obligada a mudarse a Tsaritsino. Hasta hace poco en la casa estaba la fiscalía ahora, trabaja el Departamento de estadísticas del Estado.