Petrovich

Alexander Zelikov/TASS

Este nostálgico restaurante-club, conduce al pasado, a la historia soviética de Rusia. En el menú encontramos shashlik con patatas y setas con nombres como "Recuerdo un momento maravilloso",  pollo a la Kiev con ensalada de col fresco llamado "Tragedia optimista", Pollo Tabaka, "Dedicado a VLKSM", albóndigas de pavo "¡Pruébalo, hermano!", lula-kebab de cordero con verduras frescas "El destino del tambor."

Para un desayuno tardío se sirve según la carta "Por nuestra infancia feliz": kéfir, papilla de sémola o papilla de alforfón con leche. Separadamente, en el menú encontrará  la sección "Bollería" con pasteles clásicos, como "Kiev", "Napoleón" y "Guindas borrachas", que se puede llevar en una elegante caja.

Mientras espera su pedido, puede echar una partida de ajedrez, damas, backgammon o jugar a escondidas. Y aún más, aquí mismo Usted puede pedir hacer su propio retrato, pues el restaurante es la propiedad del artista Andrey Bilzho que está a vuestras ordenes.