Bola de primavera

No muy lejos de la callejuela Nikolopeskovsky se encuentra otra importante dirección de la novela El maestro y Margarita: una casa donde pasó una verdadera bola de primavera que inspiró a Bulgakov a crear la gran bola de Satanás. Según las memorias de Elena Shilovskaya la bola que en abril de 1935 dió el embajador de Estados Unidos en su residencia oficial le impresionó mucho a el. A la casa Nº 10 en la callejuela Spasopeskovsky así llamado Spaso House que hasta ahora ocupa el embajador extraordinario y plenipotenciario de Estados Unidos en Rusia, en abril de 1935 del zoológico de Moscú trajeron cabras de montaña, un osito y gallos blancos. Trabajadores montaron una arboleda de abedules vivos. El césped fue simulado por miles de tulipanes y rosas clavados en fieltro húmedo. En el balcón se ubicó una orquesta traída de Praga. En el centro de la sala grande bajo la araña (posiblemente en la cual oscilaba Beguemot) surgió una fuente de champán. Todo esto se parece mucho a la descripción de la bola en la novela.

No se puede entrar a la residencia del embajador pero se puede ver su exterior. Los arquitectos Adamovich y Mayat construyeron la mansión neoclásica en 1915 para el fabricante Vtorov. Después de la revolución aquí se trasladó Chicherin, el Comisario del pueblo para asuntos exteriores, y en 1933, después del reconocimiento de la Unión Soviética por Estados Unidos, Uilyam Bullit, el primer embajador de Estados Unidos. Además de las bolas fenomenales su excelentísimo se hizo famoso por la organización de conciertos espectaculares. Es aquí donde tuvo lugar la representación poco común para la Unión Soviética de la ópera “El amor de las tres naranjas”, cuyo director fue Serguéi Prokofiev.