Tsar Kólokol (Campana del zar)

Nikolay Galkin/TASS

La Campana del Zar y el Cañón del Zar siempre atraen una atención especial de los turistas. Para qué la emperatriz Ana Ioannovna necesitó una campana de 200 toneladas de peso no se conoce, pero los trabajos de preparación de un año y medio resultaron en que el 25 de noviembre de 1735 una campana de seis metros fue fundida. Al enfriarse el artículo, comenzaron a trabajar los grabadores: ellos decoraron la campana durante dos años. Todavía estaba en un pozo en una rejilla de hierro, cuando en 1737 se produjo un incendio: se inflamó la superestructura de madera sobre el pozo, y, según la leyenda, la campana se cayó al fondo y se desprendió una parte significativa. Ambas partes permanecieron en el pozo durante 100 años, hasta que los ingenieros y los arquitectos inventaron la manera de sacarlos. La campana nunca sonó, esto no es posible debido a sus características de peso y de diseño.