Casa residencial en la calle Velozavodskaya

Alexandr Zelikov/TASS
Es una casa de siete pisos diseñada para los empleados de la planta ZIL, fue construida por el arquitecto Ignatiy Milinis que ayudó a Moisey Ginzburg a construir la casa de Narkomfin. La casa en Velozavodskaya fue construida en 1937 cuando el constructivismo ya no estaba a favor de los ideólogos soviéticos y en el país prosperaba el neoclasicismo estalinista. Sin embargo, ésta es una de las edificaciones constructivistas más importantes. La casa todavía está habitada incluso por empleados de la ex planta ZIL, tal como se auguraba hace 80 años.