Biblioteca Lenin

Nikolay Galkin/TASS

Según el primer proyecto la estación “Biblioteca Lenin” debía convertirse en un memorial gigante al líder fallecido con escenas de su vida en las paredes. Es curioso que la única decoración de la estación es el retrato en mosaico de Ilich de jaspe, se agregó ya en la década de 1970. En 1930 su único elemento decorativo fue el suelo de parquet en contraste con los recubrimientos de asfalto de otras estaciones. Sin embargo, pronto fue sustituido por un patrón de ajedrez de granito rojo y oscuro. En el resto la estación no sufrió cambios: aquí hasta ahora, por ejemplo, se puede ver las lámparas-bolas que cubrían las primeras estaciones del metro y desmontadas  casi en todas partes más tarde. Sin embargo, el laconismo de la estación, la gravedad de sus columnas del mármol gris de Moscú a la entrada y marcos de mármol amarillo manchado de Crimea es aparente. Las placas de mármol tienen adentro animales prehistóricos, corales, moluscos que en el período carbonífero habitaban el mar, que hace millones de año, chapoteaban en el lugar de la Crimea moderna. La edad de estos fósiles es cerca de 70 millones de años. Muchos de ellos, excepto en el metro de Moscú no se pueden encontrar en ninguna otra parte. ¡Por ejemplo, el gasterópodo, que "vive" en las paredes de la estación “Biblioteca Lenin” tiene 300 millones de años!

Aexander Fersman en su libro “Mineralogía entretenida” escribe sobre la fascinante riqueza marmórea del subsuelo del metro como si fuera uno de los principales atractivos de la capital: "Una luz eléctrica brillante ilumina toda la colección de mármoles, granitos y piedras calizas. Con ellos se pueden estudiar  todas las piedras de construcción y decorativas de nuestro país, empezando por la periferia norte de Karelia y terminando con la costa de Crimea. (...) Bajamos al subsuelo en “Biblioteca Lenin”. Mármol amarillo manchado de Crimea decora la entrada; más allá - grandes columnas octogonales de mármol gris de Moscú con venas de calcita. Las placas de cristal negro rodean las cornisas inferiores, en la escalera de la plataforma, en el mármol rojizo de Crimea vemos conchas de caracoles fosilizados, los restos de la vida de algunos antiguos mares del sur que cubrían muchas decenas de millones de años atrás el conjunto de Crimea y el Cáucaso. El tren subterráneo corre rápidamente; apenas tenemos tiempo durante breves paradas para observar los mármoles. En Okhotny Ryad, estaciones de Dzerzhinsky y Kirov admiramos las grandes placas de mármol gris a rayas de Ufaleya de los Urales. Krasnie vorota nos reciben con el mármol rojo taghilskiy de los Urales Medios, y los paneles están cubiertos con el mismo labrador volinskiy con ojos de tintes azules brillantes. Una vez más los mármoles de Crimea y el Cáucaso en colores cálidos de nuestras piedras calizas del sur, una vez más mármol gris y blanco de los Urales fríos, una vez más las calizas de color gris-amarillo de la región de Moscú. Nos olvidamos de enormes períodos de tiempo de la historia de nuestra Tierra, que lenta y gradualmente se convertía de una estrella roja a nuestra pequeña Tierra,un pequeño mundo perdido entre millones de estrellas, nebulosas y soles!"