metro Kropotkinskaya Comienzo de Gogolevskiy bulevar

Nikolay Galkin/TASS

El arco lacónico del pabellón de la estación del metro Kropotkinskaya nos revela la entrada a uno de los más bellos bulevares de Moscú. Este es uno de esos lugares en la capital, que según una virulenta observación del Skalozub de Griboyedov el incendió contribuyó mucho a la decoración, el bulevar apareció aquí sólo después de que Napoleón, retrocediendo desde Moscú en 1812, la quemó, incluyendo mansiones crecidas excesivamente. Hasta los años setenta del siglo XIX por aquí pasaba el arroyo Chertolie conocido por su temperamento desagradable: en la primavera se desbordaba inundándolo  todo, en el otoño envenenaba con niebla. Hoy en día el arroyo esta dentro de tubos pero debido a este el bulevar tiene un extraño diseño de tres escalones. Este bulevar por sí mismo nos serviría de una excelente guía por la historia de Moscú del siglo XIX: viejas mansiones coexisten aquí con casas de apartamentos que albergaron a los decembristas con salones y quién no ha dejado su huella aquí.