Guireevo

Alexandr Zelikov/TASS

Los restos de una pequeña mansión acogedora situados cerca del parque Terletskiy en las afueras de Moscú. Estas tierras pertenecían alternativamente a nobles familias aristocráticas: Sheremetev, Golitsyn, Stolypin. A principios del siglo XVIII la duquesa Anastasia Golitsyna construyó aquí una pequeña iglesia rural - Iglesia del Salvador Mandylion que le recordaba el templo en la mansión de su padre. La iglesia aún sigue en pie y a diferencia de otras construcciones de la mansión está en buenas condiciones.

A mediados del siglo XIX la tierra con las ruinas de la mansión y la iglesia fueron compradas por el comerciante Alexandr Torletskiy, europeo por naturaleza y educación, seriamente preocupado por ennoblecer las tierras rusas. Cuando Torletskiy, aquí plantaron una arboleda de robles y limpiaron los estanques (cinco en total). El agua en ellos resultó tan clara y transparente que venían a ver al propietario para pedirle consejos los dueños de las mansiones  vecinas. En medio de este paraíso Torletskiy construyó una casa modesta, de la que ahora, por desgracia, queda  poco. Sin embargo, el complejo de la mansión con los estanques y el parque es un monumento del arte del paisaje del siglo XVIII y está protegido por el Estado.