Izmailovo

Alexandr Zelikov/TASS

La antigua residencia familiar de los  boyardos Romanov, construida en el siglo XVI bajo Iván el Terrible. Bajo el zar Alexei Mikhailovich la mansión fue rodeada por el agua del río Serebrianka represado y fue conocida como la Isla Izmailovo. El edificio central fue el patio del Soberano, cerca erigieron el templo de la Intercesión de la Virgen en Izmailovo y la Iglesia del príncipe Ioasaf, demolida en 1936.

Alexei Mikhailovich cazaba en los bosques locales, para su esposa Natalia Naryshkina organizaron uno de los primeros teatros de casa en Rusia, y su hijo, el futuro emperador Pedro I, después de haber encontrado una pequeña embarcación inglesa de su abuelo en el granero asumió el desarrollo de la flota.

En la fábrica de vidrio producían vasijas y en los invernaderos de Izmailovo cultivaron flores y frutas extranjeras. Después del traslado de la capital a San Petersburgo el palacio fue semi abandonado hasta comienzos del siglo XIX, y en 1812 sufrió la invasión de Napoleón. Después de la restauración de la isla una gran parte de ella fue ocupada por el Hospicio militar Izmailovskaya Nikolaevskaya, construido por el arquitecto Mihail Bykovskiy y Konstantin Ton.

Con la llegada del poder soviético la grandeza de la isla se desvaneció, la iglesia fue desmontada, saquearon la catedral, y en el lugar de la mansión exuberante de zares apareció un pueblo de trabajadores. Ahora en la isla Izmailovskiy se puede observar la Catedral de Amparo devuelto a la iglesia y que recibió una nueva decoración interior, la torre del puente (en el interior del museo) y las paredes de la fortaleza del siglo XVII, las puertas frontal y trasera del Patio del zar, el edificio del hospicio (siglo XIX), arco y fuente de hierro fundido de la época de Nicolás I. Aquí se celebran fiestas religiosas y visitas guiadas, que hablan de la vida pre-revolucionaria.