Mikhalkovo

Alexandr Zelikov/TASS

Una vez esta mansión en afueras de Moscú perteneció a la familia del conde Panin. Uno de los primeros propietarios de la mansión fue el conde Nikita Panin que se entusiasmó con la construcción de una mansión pseudo-gótica en estas tierras pero no la terminó y se fue a vivir en la provincia de Smolensk.

Al comienzos del siglo XIX la casa pasó al fabricante Dmitriy Grachev, que reconstruyó la mansión en una manufactura. La fábrica producía paño y percal, la mansión creció y contrataron a Vasiliy Iokish para gestionarla. Con el tiempo él compró la mansión a los Grachev, construyó una nueva casa, no muy diferente en estilo de otros edificios locales.

Es de destacar que después de la revolución aquí continuaron produciendo paño pero ya no Grachev, sino el estado. En el territorio de la mansión se conservan alas de ladrillo y edificios, así como cinco bellos estanques: Golovinskie y Mikhalkovskie.