Sviblovo

Alexandr Zelikov/TASS

La mansión de nobles se encuentra en el norte de Moscú. La majestuosa casa de dos pisos fue construida a principios del siglo XVIII para el futuro gobernador de Moscú Kirill Naryshkin. Al mismo tiempo en la vecinidad apareció el templo de la Santa Trinidad y la fábrica de malta. Pero Naryshkin no usó mucho tiempo estos bienes. En 1710 después de la batalla de Poltava Naryshkin fue a San Petersburgo, donde fue nombrado primer comandante de la ciudad, y tomó consigo a todos sus hombres. En las tierras liberadas Naryshkin estableció a los prisioneros suecos y obreros.

Después de eso la mansión perteneció a diferentes personas y nada particular había sucedió, hasta que las tierras fueron compradas por el comerciante Ivan Kozhevnikov. Con él una nueva vida comenzó en Sviblovo, en el territorio de la mansión construyeron la fábrica de fieltro, el conjunto de que ahora es monumento de la arquitectura. Al mismo tiempo fue reconstruida la casa de Naryshkin y se le agregó un entrepiso de estilo Imperio, aparecieron teatros y alas. Los propietarios posteriores, comerciantes también, no llevaron nada excepcional al conjunto de la mansión, con el cambio de poder en 1917  la mansión se nacionalizó.