Mansión de los Okhotnikov

Alexandr Zelikov/TASS

Esta mansión urbana fue construida por el militar Pavel Okhotnikov en 1820. La casa en el estilo clásico con un pórtico, columnas y un frontón con bajorelieves le gustan a los moscovitas, la mansión fue considerada un adorno de Prechistenka. El artista Evgeniy Lansere, inventando decoraciones para la actuación teatral de Griboyédov “El mal de la razón” para el Teatro Maly, decidió copiar los interiores de aquí.

A finales del siglo XIX en la mansión se ubicó el famoso gimnasio de hombres de Polivanov. El poeta Valeriy Bryusov quien estudió aquí recordaba: "En el gimnasio de Polivanov , donde había mucho más familias aristocráticas,  nunca oí hablar de alguien ni en las clases más pequeñas que fanfarreara de sus orígenes."

Dos años antes de la revolución la mansión pasó a Vera Firsanova, la conocida patrocinadora de las artes, propietaria de la mansión Serednikovo. Firsanova ordenó la reestructuración de la casa, cambió el interior y algunos elementos de la fachada. Sin embargo, no pudo disfrutar durante mucho tiempo de la nueva vivienda, inmediatamente después de la revolución, Vera Ivanovna, que dio los Baños Sandunovskie y Pasaje Petrovskiy, a la ciudad, se vio obligada a vivir en una habitación en un apartamento comunal, que antes había sido de su propiedad su propiedad en total. En la mansión abrieron la Academia de artes, y más tarde aquí se estableció  la Escuela de arte infantil № 1, una de las mejores de la ciudad, y la Escuela infantil de música Muradeli.