Nude

Alexander Zelikov/TASS

El subtítulo del bar es simple: "Vino y café". Y así es: por la mañana se debe tomar un café y por la tarde – pasar al vino. El café es muy diverso: preparado en la aeropress, del método pour over, hario, flat white y raf – especialidad dulce de Moscú con maíz, semillas de sésamo o pimienta negro.

Es bueno desayunar aquí (y sirven los desayunos todo el día): huevos fritos con tomates secos y alcauciles, ensalada frisée con vinagre balsámico blanco, naranja frita, uvas y burrata, rosbif con verduras al horno, gambas con budín de arroz, avena con manzanas braseadas, arrepápalos con arándanos cremosos, huevos Benedictinos. La carta de vino es corta pero sensata: botellas del Viejo y del Nuevo Mundo. Además del café y el vino hay otras bebidas sabrosas: limonada de arándanos, té con pera y sésamo, mate.