Iglesia de San Martin Penitenciario

Nikolay Galkin/TASS

Inicialmente aquí hubo un templo del siglo XVI, construido en honor de la bendición del príncipe Vasiliy III al gran reinado. El Príncipe recibió la bendición de la Iglesia ortodoxa el día en que los cristianos recuerdan  y honran al Papa de Roma, San Martin Penitenciario, de ahí el nombre del templo. En el siglo XVIII la iglesia fue reconstruida en el estilo del clasicismo ruso por el proyecto de Matvei Kazakov, el arquitecto Rodion Kazakov, homónimo y alumno del arquitecto de Moscú. La atracción principal de la catedral son los frescos del artista italiano Antonio Claudio, realizados a principios del siglo XIX e ilesos después un gran incendio.