City Space

Alexandr Zelikov/TASS

No es ningún secreto que los mejores bares panorámicos son a menudo los que están en las plantas superiores de los hoteles centrales de la ciudad. El City Space no es una excepción: desde la planta 34 del Swissotel Krasnye Holmy se puede ver Moscú como en la palma de la mano a 360 grados, con los rascacielos, curvas del río y las luces de la noche.

El City Space ocupa con regularidad altos lugares en las clasificaciones mundiales de los bares, así que vale la pena probar las invenciones locales de autor. Por ejemplo, la tarta de queso de fresa molecular y espuma de queso cremoso, el «expreso transiberiano» con mermelada de espino amarillo y vodka o el «Rompecorazones» con tabasco y rosa.