Kalina Bar (Acerolo Bar)

Alexandr Zelikov/TASS

El Kalina Bar es quizás el menos serio de todos los bares principales de Moscú, en el tejado. En vez de cenas formales aquí a menudo se llevan a cabo noches de karaoke, conciertos de estrellas del pop (desde Ivan Dorn hasta Dima Bilan) y bailes. La vista desde las ventanas solo da luz, el Arbat de noche con luces brillantes, rascacielos, miríadas de faros de automóvil y fuegos artificiales, que tira el propio bar en diferentes ocasiones.

En el menú hay todo lo que pueda necesitar alguien con ganas de fiesta las 24 horas del día, ostras (Fine de Claire y de Sakhalin), tártaras y carpaccio (entre ellos hay surtidos de pescado ahumado), pescado gratinado en sal, tarta de ababa y, por supuesto, una amplia selección de champán. Los que vienen de fiesta aquí piden Moet & Chandon Imperial en botellas. Por lo demás, no se puede abandonar el bar sin probar el cóctel Kalina Martini de la casa: baten el acerolo con vodka de frambuesa, añadiendo limón y jarabe de azúcar.