Fortaleza de Santa Anna

La Fortaleza de Santa Anna - es la única construcción de fortificación similar, conservada en el territorio de Rusia.   Construida en el año 1731 bajo la orden de Anna I de Rusia, la Fortaleza de Anna sirvió como una fortificación para las tropas rusas durante la guerra con Turquía (1735-1739).  Su guarnición controlaba el orden, en la frontera del Sur de Rusia, además vigilaba las tropas cosacas intranquilas. 

Con el tiempo la fortaleza de Anna perdió su importancia militar, cediendo el paso a la fortaleza mas fuerte y mejor armada de Dmitriy Rostovky, de donde empezó a formarse la ciudad de Rostov del Don, en el año 1761.