La capilla del Santo Luka Voino-Yasenetski

Mikhail Mordasov/TASS

La capilla del Santo Luka es la única construcción religiosa conservada de los tiempos pre-revolucionarios en Azov. Según los archivos, en 1912 el dinero para la construcción de la capilla donó el habitante de Azov Mikhail Golovskoi transmitido todos sus ahorros – unos 400 rublos - al alcalde de Azov Vissarion Mishkin. El representante de las autoridades atrajo a la construcción algunos habitantes de la ciudad acomodados, y un año después, en 1913 la capilla fue construida y consagrada.

Después de la revolución de 1917, la capilla fue devastada, pero pasado casi un siglo se renació. Al restaurar se utilizaban un ladrillo antiguo - él destaca la elegancia de arquitectura de la capilla.