Monumento a Nicolás I

Aleksander Demianchuk/TASS

Ahí mismo, en la Plaza de San Isaac, entre el Palacio Mariínski y la Catedral de San Isaac, está erigido el monumento a Nicolás I. Su construcción empezó en el año 1856 después de la muerte del emperador según el proyecto del arquitecto Augusto Montferrand y fue inaugurado en 1859.