Zinger

Sergéi Konkov/TASS

Durante el día, en su mayoría turistas extranjeros ordenan en Zinger bocadillos, sándwiches, ensaladas, crepas y tartaletki con vistas a la Catedral de Kazán y a la avenida Nevski, quienes entran para admirar la famosa Casa de Zinger. Los ciudadanos de San Petersburgo habitualmente llamados este edificio la Casa del libro se venen aquí para desayunar – admirar la ciudad despertada a la espera de pestiños con salmón ahumado, budín de requesón guisos con nueces y miel o hojuelas de albaricoque.