Bonch

Serguéi Konkov/TASS

En la cafetería con ventanas grandes en la esquina de la calle Bolsháya Morskaya y del callejón Kirpichny, a dos pasos de la Avenida Nevski, siempre hay mucha gente. En el desayuno aquí hornean su pan y se fríen huevos, en el almuerzo se preparan porciones grandes de ensaladas crujientes y sopas ligeras y, en cualquier tiempo del día se hace café. En la barra están los baristas campeones y, esto significa que, el rostizado y la moltura son adecuados. Se trata con el mismo respeto a los medios tradicionales de hacer café como a los alternativos, por eso, los amantes del café de kemeksa y kharii deberían venir precisamente a este lugar.