Catedral de Santa Catalina

Asjat Bardynov/Welcome2018.com

La emperatriz construyó un palacio con un parque, estanques y dos iglesias (una de ellas, Znamenskaya, aún se conserva y es el edificio de piedra más antiguo de la ciudad). Después de la muerte de Catalina I, Tsarskoye Selo pasó a manos de la emperatriz Elizaveta Petrovna, que construyó un gran complejo de un palacio y un parque, obra del arquitecto Bartolomeo Francesco Rastrelli. Pero eso fue solo el principio. El apogeo de Tsarskoye Selo cayó durante el reinado de Catalina II y a finales del siglo XVIII se erigió el Palacio Aleksandrovski y se reconstruyó el de Catalina. También se inauguró en 1811 el célebre liceo Tsarskoselski, en el que el joven Pushkin y otros grandes estudiaron.

En el centro de la ciudad se encuentra la elegante Catedral de Santa Catalina, construida entre los años 1835-1840 por el arquitecto Konstantín Thon. Esta catedral no está entre las atracciones principales de la ciudad, pero la ubicación hace que sea un punto de partida para dar un paseo o punto de encuentro.