Ribera del río de Sochi

Serguéi Bobylev/TASS

En la ribera de Sochi. que se extiende por las calles Chaykovsky y Konstitutsi con platanales y castaños, la vida empieza muy temprano, cuando aquí aparecen los pescadores y trotadores. Mas tarde a lo largo de las orillas los ciudadanos se apuran al trabajo, luego aparecen las madres con coches y a medio día a la ribera salen los jubilados a pescar y respirar aire puro.

En la tarde la ribera se convierte en el lugar principal de la ciudad para paseos. Los niños corretean en la amplia plaza, los deportistas aficionados hacen ejercicios en las pistas con aparatos de entrenamiento. Desde la ribera se abre una hermosa vista a las montañas, donde empieza el río Sochi. En verano esta prácticamente se seca, pero es suficiente que llueva, para que el río Sochi haga recordar que es un verdadero río de montaña, con su torrente que ruge y golpea las piedras de las orillas.