Templo del Príncipe santo apóstol Vladimir

Serguéi Bobylev/TASS

El Tempo, consagrado al Bautista de Rusia, Príncipe Vladimir, apareció en la ciudad de Sochi en el año 2011.  Deslumbrante, con pinturas, como una cabaña o un palacio de cuentos, se eleva sobre el centro de Sochi.

Durante cinco años construyeron el edificio,según el diseño del arquitecto Dmitry Sokolov.    El Templo está rodeado con una cornisa de multicolores azulejos, encima de los cuales vuelan pájaros del paraíso,  está adornada con figuras de cerámica de 4 metros que representan a ocho apóstoles, en las paredes - iconos de mosaico  y azulejos, en la cabeza-corona - arcos de ménsula, elementos de coronación arqueadas, encima de cada entrada - cúpulas doradas bulbosas.    El interior también muy adornado: iconos elaborados por maestros de Palekh, tallado profundo en madera.   El iconostasio  consiste en múltiples elementos separados cubierto de unos kilos de oro masivo.  Sin embargo, la composición del templo es típica de parroquianos, construida en forma de un «barco» - del occidente al este, uno tras otro, se ubican, el campanario, comedor, el mismo templo y el altar.